lunes, 21 de septiembre de 2015

Compasión hacia los refugiados

Se me cruza la portada de The Economist que me llega hoy en papel a su debido retraso y un artículo de Almudena Grandes en El País. El The Economist subitutula "Refugiados, compasión y democracia". El artículo de El País se queda en un "Refugiados".
Grandes subraya un hecho curioso: la compasión es hacia los refugiados "visibles", pero no hacia los efectos del austericidio en Gracia. 
Así somos los humanos: la compasión, la empatía, la sentimos hacia lo que vemos. Las estadísticas no generan compasión, aunque sean mucho más brutales que muchas cosas que vemos. Así es la vida, amigos míos.
El reportaje de The Economist que cito incluye un gráfico sobre refugiados en el mundo, que siento no poder reproducir. En él se ve que en el siglo pasado hubo oleadas de refugiados mucho más importantes que la actual de Siria (la de Europa después de la II Guerra Mundial, la de la India con la partición y la de Bangladesh) y que el "stock" de refugiados (incluidos los desplazados internos)  fue creciendo durante los 80 hasta alcanzar un máximo histórico entre el 90 y el 92, decreciendo o estabilizándose después, con un repunte en 2014, importante históricamente, pero inferior a las cantidades de principios de los 90. Pero eso son estadísicas, no casos concretos como el de Aylan.
Y no se olvide el drama de los centroamericanos que intentan entrar en los Estados Unidos. Las prácticas de sus "agentes del orden" y de las llamadas "mafias" no parecen ser muy diferentes de las europeas actuales (en particular, las observables en Hungría). Solo que las vienen aplicando desde mucho antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario