martes, 18 de agosto de 2015

UE: confianza no mutua

Vea estos dos gráficos del Eurobarómetro
El primero se refiere a la confianza que merece la UE para conjunto de sus habitantes
Siga la línea azul, la de los que dicen que sí confían en la UE: estabilidad primero, leve caída después y recuperación en las dos últimas encuestas. Al final, un 40 por ciento decían en la primavera de 2015 que confiaban en las institución. Y por encima de la media de los que confiaban en su respectivo gobierno o parlamento.
Y ahora va el segundo, el de los que no creen (línea roja) que su voz sea tenida en cuenta por la UE.

Los que no están de acuerdo con la opinión según la cual su voz cuenta en la UE, ha ido aumentando progresivamente, aunque ha tenido esas tres bajadas en las últimas encuestas. De todos modos, son el 50 por ciento de los entrevistados.
Dos opciones: 1. olvidemos las tres últimas encuestas, afectadas por las turbulencias de deudas, bailouts, austeridades, indignados etc. y quedémonos con el resto. En ese caso, hay una cierta relación entre la desconfianza creciente hacia la institución y el poco caso que la UE hace a sus ciudadanos. 2. concentrémonos precisamente en esos tres últimas oleadas de encuestas: mejora la confianza y aumentan los que creen que se les escucha.
Y ahora la cuestión: ¿qué va a tener más peso 1 o 2? Es decir, estos tres últimos sondeos ¿son algo transitorio y vamos a volver a las andadas de una institución en la que no se confía -aunque en los respectivos gobiernos de confíe menos- o estamos ante un cambio de tendencia y la UE recuperaría lo que los Padres Fundadores quisieron de ella, a saber, algo por encima de los gobiernos en lo que se puede confiar y atiende las preocupaciones de sus ciudadanos saliendo de la torre de marfil en la que viven sus petimetres funcionarios? La respuesta se sabrá pronto. Pero es difícil aventurarse en una u otra dirección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario