lunes, 3 de agosto de 2015

Solo para optimistas

Tengo dos amigos negacionistas. Dicen que lo del cambio climático es un cuento. Y tengo muchos amigos optimistas que creen que lo posterior suele ser (si no siempre, sí muchas veces) mejor que lo anterior. Era la idea del progreso.
No soy negacionista (aunque reconozco carecer de capacidad para evaluar los términos de la discusión sobre calentamiento y cambio climático) y tiendo al pesimismo. Hay veces que, incluso, creo que Murphy era un optimista (sí, el de la "ley de Murphy": si algo puede empeorar, empeorará necesariamente).
Dicho lo cual, confieso que no he podido terminar este texto. Hace falta mucho optimismo negacionista para resistir la serie de estudios sobre agua, tierra, fuego y aire en los años venideros. Obama propone numerosas medidas para hacer frente a lo que en la página de la Casa Blanca se llama "cambio climático". Como se le acaba el mandato, puede permitirse el lujo de proponer medidas poco electoralistas (aunque se puede ver que gracias a ellas la economía mejorará y eso estado a estado -dentro de la Unión, claro-).
Mi problema está en otros lugares del Planeta (la India, la China, países africanos muy poblados), porque ya se sabe que, en los asuntos del Planeta, las decisiones locales pueden ser como aplicar unas tiritas (curitas en América Latina) a un cáncer de pulmón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario