martes, 25 de agosto de 2015

Qué será de Europa

La Eurozona no cubre todo el territorio de la Unión Europea (por ejemplo, Inglaterra no está incluida en la tal zona). El grupo Schengen tampoco (por ejemplo, Inglaterra no está incluida en ese espacio de libre circulación). Y ambos están en discusión.
Lo sucedido en el tren francés hace que se alcen voces contra la facilidad que da Schengen para que se muevan los "terroristas".  Cada país tendría que controlar sus fronteras incluso para viajeros del país vecino y miembro de la Uníón.
Y el asunto de la "austeridad" y, en concreto, lo de Grecia, hace que se sigan produciendo tomas de posición contra el euro y a favor de monedas propias para cada país.
Falta por ver qué está sucediendo con el proteccionismo entre países incluso vecinos por ejemplo en el campo de la agricultura y es previsible que, en la medida en que sucesos climáticos extremos sigan produciéndose, también aumenten las presiones proteccionistas en dicho terreno, aunque los países exportadores de productos manufacturados harán todo lo posible para que sus productos se muevan libremente, pero no los de los productos de países competitivos dentro de la Unión.
¿Qué va a quedar de aquellos bellos ideales de los Padres Fundadores?. Si, durante un tiempo, la dinámica de la Unión era "extensión (nuevos miembros) - profundización (más relaciones y  más concretas) - nueva extensión - nueva profundización etc.", con la llegada de la moda neoliberal casi parece que se está tomando el camino inverso: expulsión (o marginación) - superficialización  y veremos si hay más expulsiones-marginaciones. Si es así, es obvio que los días de la Unión están contados y que se podrá emitir un comunicado que los españoles de una cierta edad recuerdan:.  
"Cautivos y desarmados los ejércitos europeístas, las tropas nacionalistas han alcanzado sus últimos objetivos económicos y políticos. La Unión ha terminado."
No hace falta decir que lo de las "tropas nacionalistas" se refiere a la "clase de tropa", no a los mariscales que, desde arriba, gestionan la muerte de los demás. Muerte por la patria ("que morir por la patria no es morir: es vivir", como dice el himno nacional colombiano que cantan los "morituri te salutant" pero no los que les envían a la muerte). Muerte por desempleo, precariedad, indefensión, vulnerabilidad, pobreza, desabastecimiento, salarios de miseria y demás regalos de los mariscales.
Sin exagerar: los que hicieron la Unión podrían estar interesados en deshacerla. Quién tenga que pagar los platos rotos no les interesa saberlo. Ya saben que no son ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario