jueves, 27 de agosto de 2015

Globalización y terrorismo

Es posible que tengan alguna relación entre sí, pero para eso es preciso haber definido ambas palabras que, desgraciadamente para quien quiera responder, son polisémicas. Y si no se explicita en qué sentido se están usando, carece de sentido hablar de la relación que pueda haber entre ellas. Y más cuando se usan de manera sospechosa.
Que la palabra terrorista tiene muchos sentidos ya lo expuse en 2006 y para ver que se usa según convenga, es suficiente ver qué sucede con actos violentos llevados a cabo en los Estados Unidos por alguien con apellido árabe (no hace falta que sea musulmán salafista o incluso que sea sencillamente musulmán) frente a actos semejantes llevados a cabo por un WASP (White, AngloSaxon, Protestant). El primero será, sin duda, un terrorista. El segundo, un loco, un desquiciado y hasta un fanático, pero no un terrorista. No hay que irse tan lejos. Los atacantes a Inma Sequí, jovencísima presidenta del partido Vox en la Cuenca española, golpeada y herida al grito de "fascista", nunca serán tildados de terroristas. Es "otra" violencia. Sin embargo, los que no han practicado directamente la violencia y se han dedicado a reclutar yihadistas para el Estado Islámico, son, por definición, terroristas, amén de fanáticos musulmanes, claro. Detenerlos se enmarca en la "lucha anti-terrorista". Los anteriores no están incluidos porque no son terroristas.
Algo parecido sucede con la palabra globalización como expuse en 2009. En el Financial Times se omenzaba un artículo diciendo:
World trade recorded its biggest contraction since the financial crisis in the first half of this year, according to figures that will fuel a debate over whether globalisation has peaked.
Globalización es comercio mundial que se supone es comercio libre. Y ya he comentado aquí hace un par de días hasta qué punto el comercio mundial es libre, al decir de Wallerstein y otros. Es un porcentaje relativamente pequeño sobre todo el comercio local y, excepto para las multinacionales que pueden hacer sus trucos de un país a otro en el que tienen filiales, la dosis de proteccionismo es elevada y parece que creciente (una razón adicional para suponer que la globalización, en el sentido ahora usado, se está contrayendo como dice el FT). 
En el artículo de 2009 que cito, había otras definiciones de globalización y alguna referencia a su uso sospechoso y ayer daba mi opinión sobre los campos en los que podría usarse esa palabrita que, a lo que veo, vuelve a estar de moda.
Total: ¿la globalización es causa del terrorismo -yihadista, por supuesto-? Primero, nunca hay una sola causa y, segundo, dígame primero en qué sentido quiere que planteemos la discusión.

1 comentario:

  1. Leído con atención el post, echo en falta no obstante una aproximación a la acotación conceptual del terrorismo de Estado. Vr. gr., cómo calificar la explosión de las bombas sobre Hiroshima y Nagasaky y por qué ello nunca se ha conceptuado como terrorismo y sí lo ha sido el ataque a las Torres Gemelas, o por qué tampoco lo son los sistemáticos ataques israelíes contra las poblaciones de Palestina y sí los ataques de Hibulà a las poblaciones de Israel, etc. Acaso el concepto y definición dependen de convencionalismos políticos en ámbitos geopolíticos culturalmente homogéneos pero dialecticamente indefendibles?
    Un saludo.

    ResponderEliminar