martes, 11 de agosto de 2015

Datos, más datos y mentiras por silencio

Me encantaría que fuese fácil obtener para España los datos accesibles de los Estados Unidos como este o este. Tratan de la evolución de la pobreza en su país y del efecto de políticas sociales y no-políticas sobre las divisiones existentes en su sociedad. La pobreza, en efecto, no llueve del cielo sino que se produce en sectores de la sociedad mediante decisiones concretas que se toman en la política o en las altas esferas de la economía (la economía capitalista, que llamaba Braudel a lo que no es ni economía de mercado ni economía material).
En la prensa española convencional hay un cierto silencio sobre estos temas de fondo y, sin embargo, abundan las encuestas electorales (y yo soy el primero en hacerme eco de ellas) y, a lo más, hay algún dato marginal sobre aumento de la desigualdad (diferencias entre el salario de los altos ejecutivos y el de los currantes), sobre desahucios (cuántos al día) o, sí, sobre la pobreza. Pero son datos, como digo, marginales, nada comparables a los que toman el toro por los cuernos como en los Estados Unidos. No me venga ahora a decir que son "anti-americanos". Pero no hablar de algo cuando se debería (me refiero a los políticos que se quedan en el "crecimiento" o en el "y tú más") es también una forma de mentir. Como el prestidigitador, agitan una mano para que nos fijemos en ella y, mientras, con la otra mano están haciendo (o no haciendo) lo realmente importante. Al fin y al cabo, quién manda, con o sin independencia catalana, es irrelevante si no se dice qué va a hacer (si es que puede) sobre determinados temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario