sábado, 29 de agosto de 2015

Agua dulce, agua salá

Hoy en las Españas de ahora (y de hace ya tiempo) un conflicto complicado por el acceso al agua de un determinado río, el Ebro. Las Comunidades Autónomas por donde pasa, exigen tener acceso, por diversas razones, a sus caudales. La Comunidad Autónoma de Cataluña todavía no ha dicho nada, que yo sepa. Y no es el único punto de conflictos locales ni el único anuncia de "guerras del agua" en el sentido estricto de la palabra guerra.
Como siempre hay quien achaca estos planteamientos a "ecologistas infantiles", me permito reenviar a dos fuentes nada sospechosas de tal acusación
La primera es la U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration y se refiere a los previsibles problemas causados por lo que ellos llaman "cambio climático" (ese que otros dicen que no existe) sobre los océanos, es decir, ciudades costeras y pesca, que ya es decir. Aquí la versión que yo he visto.
La segunda es el Banco Mundial sobre los recursos renovables de agua dulce. Si se ve el mapa, solo tres o cuatro países pueden presumir de un acceso per cápita alto a tal recurso. ¿El resto? El mapa es malo, pero es muy expresivo.
Podemos seguir jugando con el tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario