lunes, 20 de julio de 2015

El futuro ya no es lo que era

Apocalípticos o integrados fue la división que allá por los años 60  hizo Umberto Eco sobre las actitudes hacia la entonces nueva tecnología de la información o la comunicación de masas.
La palabrita, ahora, es tecno-optimistas y supongo que su conrario es tecno-pesimistas.  Conozco ejemplares de ambas actitudes, pero el artículo que cito se refiere a los primeros, los que se asombran de las novelerías y esperan de ellas crecimiento y bienestar. Lo que cito, sin llegar al tecno-pesimismo (el correspondiente al apocalíptico de Eco), pretende llevar las cosas a su sitio. De entrada, el ritmo de "invenciones" se ha ralentizado aunque siga habiendo cosas espectaculares. Después, es dudoso que estén trayendo crecimiento. Lo trajeron al principio de esta ola (las innovaciones tecnológicas parece que se sitúan en puntos concretos de los llamados ciclos largos o ciclos Kondratiev), pero ahora su impacto es menor. Y los datos disponibles no permiten ser muy optimistas de cara al futuro. No parece que vayamos a aquel benévolo "Del paro al ocio" del que hablaba Racionero en los años 80.
Tampoco pesimistas, todo sea dicho, con revoluciones de los robots, alienación total, paro generalizado y demás componentes de un futuro del que previno el personaje de Frankenstein.
Sucede algo parecido con los europeístas, los euro-críticos y los euro-escépticos, aunque aquí, al no tratarse de dicotomías, la clasificación resulta menos vendible pero más ajustado a la realidad.
Sí parece probable que el futuro que nos viene no encaja en ninguna de las posturas extremas. razón por la que no es aconsejables adoptarlas como guías. Cierto que preferimos las dicotomías (blanco o negro) y que busquemos las certezas y las ideas claras y distintas. Pero no tenemos más remedio, si queremos que lo que pensamos se adecue a la realidad, que reconocer que el gris es dominante, que las certezas, de serlo, son provisionales y que la lucha intelectual es por reducir la confusión, pero sabiendo que nunca se suprimirá del todo. Por eso hay quien sigue obteniendo ganancia de pescadores en estos ríos revueltos.
(Añadido el 20 de julio: Alguien con mayores dosis de pesimismo, interesantes viniendo que quien ha escrito en prensa de referencia y ha ocupado cargos en gobiernos estadounidenses. El texto viene en la lengua del imperio y de los JCR, su lengua. Nadie es perfecto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario