viernes, 17 de julio de 2015

Con judíos y por Israel

Son dos casos interesantes, en mi opinión.
El primero viene en Newsweek y cuenta de los intentos de los partidos de la extrema derecha europea para ponerse de acuerdo con organizaciones judías para mejor organizar sus campañas anti-islámicas. Algunas de sus fuentes son discutibles (por ser anónimas y ahí cabe todo), pero otras vienen con nombres y apellidos tanto de los políticos como de los personajes judíos que informan sobre esta posibilidad. No me extraña, de todas formas. Ya se podía pensar cuando la hija Le Pen se enojó con su padre Le Pen por haber hecho comentarios anti-judíos. Eso era fastidiarle el proyecto. Curioso: si hace unos años un indicador de la extrema derecha era el anti-judaísmo (solo hay que pensar en los nazis y la shoah), ahora, según este tipo de noticias, sería el anti-islamismo.
El segundo es el comunicado de AIPAC, el principal lobby israelí en los Estados Unidos, en el que se espera que el Congreso promueva un acuerdo "mejor" que el alcanzado por los gobiernos estadounidense e iraní sobre el tema nuclear. Pueden verse allí los argumentos que, sintiéndolo mucho, también se aplicarían a los Estados Unidos y a Israel, pero esa es otra historia. La de ahora es la de saber que también aquí va a haber propaganda contra el acuerdo y algunos de sus efectos ya me llegaron el mismo día de la firma. Esta vez no es anti-árabe (los iraníes no son árabes, ni son semitas) sino lógicamente pro-israelí (por definición) dirigiéndose a los políticos estadounidenses que pueden intentar bloquear el acuerdo (Recuérdese, en este contexto, los tratos de Reagan con los iraníes fundamentalistas para proporcionarles armas). 
Mis indicadores, muchas veces, no van más allá de las conversaciones con amigos de muy diverso "pelaje" ideológico. Y me ha extrañado estos días el aumento del anti-islamismo por un lado y la repetición de los argumentos de AIPAC por otro. En este último caso, en el mismo día de la firma del acuerdo. Igual tienen razón ambos y habría que aconsejar a los contrarios para que llevasen adelante una mejor campaña de "comunicación", es decir, de propaganda. No les vendría mal algo contra el anti-islamismo y algo contra el anti-iranismo (muchos de ellos musulmanes, por supuesto). Y es que este Obama no es suficientemente defensor de Israel y ya Clinton, como conté aquí, ha dicho que lo hará mejor. La política es que tiene esas cosas.
De momento, si AIPAC se queja del dinero que va a ir como "ayuda" a Irán, Obama se apresura a prometer a Israel un dinero adicional "de consolación". Poderoso caballero es don dinero. Mientras, hay quien teme un nuevo ataque israelí contra Gaza hasta hacerla totalmente inhabitable. Antes de que se supere la ruina actual, se trataría de destruirla todavía más. Para 2020 la ocupación definitiva y la anexión por parte del proyecto de la Tierra de Israel, Eretz Israel, como su dios les prometió varias veces.
(Añadido el 18 de julio, fecha memorable en las Españas: No extrañe que los actos anti-islámicos hayan aumentado mucho más que los anti-judíos en Francia. Eso cuenta Le Monde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario