jueves, 2 de julio de 2015

Cómo se hace un yihadista

Parece una película, pero es la narración, digna de ser leída, de cómo unos jóvenes inmigrantes a los Estados Unidos son vigilados por sus inclinaciones yihadistas, tal vez incitados a desarrollarlas pero, en todo caso, captados por informates del FBI cobrando sus buenos sueldos. Los "sospechosos" son acusados por estos informates que se convierten en testigos y son condenados después de un espectacular (un espectáculo, vamos) juicio en el que son condenados. 
Sí parece que su islamismo inicial (como en tantos otros casos de futuros militantes) es muy débil, que viven en condiciones duras, que se horrorizan por lo que los Estados Unidos (los "occidentales", los "cruzados") están haciendo en Afganistán e Irak, que comienzan a interesarse en el Islam y que es entonces cuando aparecen estos "facilitadores" que, mientras les instruyen, les graban las conversaciones que serán usadas en el juicio por haber planificado (no ejecutado) un ataque a un cuartel. Condenados. Tuvieron menos suerte que este otro acusado de apoyar al terrorismo por buscar libros para su estudio del Corán.
Ante tal éxito policial contra los "planificadores", el fiscal que llevó el caso llegó a gobernador y es ahora candidato a la Presidencia de los Estados Unidos por el partido Republicano. El caso está entre sus mayores éxitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario