domingo, 5 de julio de 2015

A una Grecia desconocida

Esta es una lista de las cosas que no tengo claras en parte por haber escuchado o leído opiniones contradictorias.
1. No sé de qué va la pregunta, sobre todo sabiendo que el gobierno griego ha cambiado varias veces de posición desde la convocatoria del referéndum al día de hoy. Lo mismo puede decirse del FMI. ¿Se tienen que pronuncias sobre lo de entonces o sobre lo de ahora? Lo que no me encaja es que el SÍ signifique estar a favor de la "austeridad" y el NO estar en contra.
2. No sé qué significa cada una de las opciones. Por lo que veo, votar SÍ es votar por Europa, el Euro y lo que diga la "troika" (esto último no lo dicen todos los que van a votar sí). Votar NO es votar por Europa, el euro y contra lo que diga la "troika" (esto último lo dicen casi todos; lo de Europa y el euro, no tanto)
3. No sé si se trata de un ejercicio de democracia (no hay nada más democrático que la democracia directa, como dicen en las Españas las izquierdas) o de una manipulación o maniobra distractiva (el referéndum tiene que ser sobre algo que se va a hacer o legislar -véanse los dos puntos anteriores-. Eso dice en España la derecha).
4. No sé qué efectos tendrán los posibles resultados. Si gana el SÍ, no sé si habrá elecciones anticipadas o se irá a negociar con la cabeza gacha. Si gana el NO, no sé qué impacto tendrá sobre las negociaciones. Pero parece que en las alturas el talante es negociador. Mucho ruido.
5. Tampoco sé qué efectos tendría cada una de las opciones sobre la permanencia en el euro y, en su caso, en la Unión o en ambas (ver punto 2). Si gana el SÍ el gobierno tendría que hacer caso y seguir en el euro y la Unión. Si gana el NO, también. Pero hay demasiados que dicen que el NO es Grexit.
6. Y, ya puestos, no sé qué efectos podría tener cada una de las opciones, el significado que se le atribuirá dentro y fuera de Grecia, la estabilidad del gobierno, la credibilidad de la Zona Euro y algunas cosillas más, como las relaciones de Grecia con Rusia (y el gasoducto) y con la China (y sus inversiones en el Pireo).
7. No sé si las opciones, expresadas en las plazas, tienen una lectura "clasista", a saber, los movimientos populares por el NO y los empresarios por el SÍ. En todo caso, "los de arriba" o, si se prefiere algo orwelliano, los del "partido interior" no van a las manifestaciones.
Ahora vendría el paulino "esta es la Grecia que os vengo a anunciar", pero eso solo sucedería si el autor de este blog fuese otro. No yo.
(Solo para sociólogos: un mismo tema se puede formular de varias maneras. Por lo general, los convocantes de referéndum saben que lo que quieren aprobar tiene que tener una respuesta afirmativa -hay una ligera tendencia a votar SI-. Mi caso favorito fue el del referéndum de 1970 en Italia sobre el divorcio. El gobierno sabía que había muchos favorables al divorcio, así que no podía preguntarlo directamente. La opción fue brillante: ""Es usted partidario de la abrogación de la ley Fortuna-Basilini?". De esta forma, los partidarios del divorcio tenían que contestar NO. Por eso me extraña la formulación del referéndum griego: los partidarios del gobierno tienen que votar NO. ¿Aprovechan así la indignación y el rechazo? Es posible. Pero sé que la formulación no es inocente.
La pregunta del referéndum era esta -si no entiende inglés, no se preocupe: es igualmente incomprensible-:
“Should the proposal that was submitted by the European Commission, the European Central Bank, and the International Monetary Fund at the Eurogroup of 25 June 2015, which consists of two parts that together constitute their comprehensive proposal, be accepted? The first document is titled ‘Reforms for the completion of the Current Programme and beyond’ and the second ‘Preliminary Debt Sustainability Analysis.’ ”
Lo sucedido después del 25 de junio por lo visto no va para examen) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario