lunes, 1 de junio de 2015

Xenofobia selectiva

El rechazo al extraño es un comportamiento que los humanos tienen con otros animales, pero a diferencia de estos, son capaces de superar esa reacción instintiva ante el diferente. 
En las pasadas elecciones locales en las Españas, ha habido algún que otro eslogan xenófobo: que se vayan, que nos dejen con lo nuestro, que no nos contaminen, que somos diferentes (y superiores), que tenemos derecho a lo nuestro y ellos son una amenaza a nuestra identidad etc. etc. etc.
¿Donde está mi problema ante esta animalada? Pues, sencillamente, que es curiosamente selectiva. Que yo sepa, nadie ha dicho que Messi, Ronaldo o Neymar tengan que irse del país. Ni he sabido de campañas xenófobas contra las más que asentadas colonias de extranjeros que viven aisladas del resto de la población (excepto en lo económico) en las Islas Baleares o en la costa mediterránea. Por ejemplo, la colonia de noruegos más importante fuera de Noruega está en la provincia de Alicante donde han podido disponer de Escuela Noruega y consulado noruego (este en las cercanías). Nadie ha levantado la voz contra esos nórdicos, luteranos, de costumbres extrañas, lenguas incomprensibles (algunos no hacen el más mínimo esfuerzo por aprender el castellano y no digamos el valenciano) etc. etc. etc. Y algo parecido se puede decir sobre colonias alemanas en las Baleares o inglesas en la Marina Alta. 
¿Por qué no hay xenofobia contra ellos? Pues porque no se trata de xenofobia sino de interés económico o, si se prefiere, clasismo puro. Es la diferencia entre "moro" y "jeque". Moro es el árabe que viene a buscar trabajo y tiene que contentarse con lo que encuentra. Contra él, sí que habrá xenofobia. Pero si un jeque árabe llega a un hotel de lujo en Alicante (hoy desaparecido, por cierto) y alquila toda una planta imponiendo curiosas restricciones sobre quién puede entrar y quién no y eso por razones religiosas o ideológicas, nadie dirá nada contra él. Contra él no hay xenofobia. 
¿Las propinas son la diferencia? ¿Si hay propina -y si es "generosa", mejor- ya no hay xenofobia?. Los profesionales extranjeros (dentistas, médicos, ingenieros, arquitectos) que vienen a trabajar a un país como las Españas ¿vienen a quitarnos el trabajo a los nuestros? No he escuchado nunca ese tipo de argumento.
Total, llamemos xenofobia a lo que es rechazo instintivo al diferente (fácilmente controlable mediante el razonamiento) y distingamos cuidadosamente el rechazo a "los de abajo" de la aceptación e incluso adulación a "los de arriba" (aunque sean diferentes).
El racismo es otra cosa. Aquí hay un caso reciente a lo que parece, aunque me temo que sea más el "castigo" por un gol aciago que no un acto de violencia racista. No sé. No es buen criterio agarrarse a la primera interpretación que a uno le viene a la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario