lunes, 22 de junio de 2015

Misión cumplida

Se recuerda aquí lo que parece que es mejor no recordar: la inmensa chapuza que fue la invasión de Irak, anunciada con mentiras o, por lo menos, falsedades y llevada a cabo con pretensiones imperiales hasta aquel "misión cumplida" que acompañó a Bush II (ahora viene Bush III) anunciando el fin de la guerra. Bueno, la guerra sigue, pero lo que no se recuerda es que se han dejado 505 bases estadounidenses en el terreno. ¿Megalomanía? Encaja con la aparente psicología del cuarteto de las Azores ¿Gasto público para ejecutores privados? Encaja con la corrupción rampante en, por lo menos, algunos (en plural) de los gobiernos allí representados.
Nunca se dirá suficientes veces si añadimos Afganistán: de aquellos polvos vinieron estos lodos. Es ya un lugar común citar a Brzezinski y recordar que el yihadismo fue predicado y fomentado por los occidentales (no solo estadounidenses) cuando el Ejército Rojo corrió en ayuda del gobierno comunista de Afganistán. Se trataba de que los "rojos" tuvieran también "su" Vietnam. "Nuestro hombre" "on the spot" era un saudí que llevaba la contabilidad de los fondos que llegaban para luchar contra los "rojos" en una base de datos. La base, en árabe, es Al Qaeda. Y el saudí era Osama ben Laden. Que después, como tantos otros -Noriega, por ejemplo-, sucumbieron ante el complejo Frankenstein y se levantaron contra sus creadores generando dinámicas propias (el Estado Islámico -DAESH en sus siglas árabes ISIS en sus siglas inglesas que se suelen utilizar en español- surge de Al Qaeda y, originalmente, también recibe ayuda occidental contra Al Qaeda y contra el sirio Bashar al-Asad)
¿Misión cumplida? ¿Cuál?

No hay comentarios:

Publicar un comentario