viernes, 19 de junio de 2015

Ciencias sociales útiles

Un amigo me hace llegar un texto de Libération del que no me resisto a copiar y pegar su comienzo:
[les sciences sociales]s’efforcent de comprendre le monde dans lequel nous vivons, parfois d’agir sur lui, en prenant une distance salutaire à l’égard du commentaire immédiat des médias comme des manifestes idéologiques, y compris lorsque ceux-ci se parent des signes extérieurs de la scientificité. Les sciences sociales n’ont pas pour vocation de distribuer des leçons de morale, mais de fournir aux citoyens des outils pour penser et agir dans un monde incertain.
Comprender el mundo, desde una distancia saludable frente a los medios y los manifiestos y no dar lecciones de moral (esos "debe" o "debería" o, peor, "debemos") sino proporcionar instrumentos para entender un mundo plagado de incertidumbres.
Mala cosa es, dicen sus autores -académicos-, buscar solo lo útil (Ahí se equivocan: hacen falta los que no se preocupan de lo útil, pero el empleo se consigue subrayando lo útil que pueden tener las ciencias sociales. Si, situados, quieren que los demás no consigan empleos y se sitúen, no me parece un jogo bonito).
Si comparto lo negativo que puede ser lo "de transformer ainsi le projet politique et émancipateur que les sciences sociales ont hérité des Lumières en prophétisme académique". Hijas de la Ilustración que, a veces, se convierten en profetismo académico con lo que pierden el carácter emancipador que tuvieron en sus orígenes.
Pero sin sociocentrismo ni presentismo, comparando, con distanciamiento crítico frente a sus objetos en los que difícilmente se da una clara distinción entre observador y observado.
No suelo referirme a la disciplina que me dio de comer tantos años, pero este artículo me ha hecho reencontrarme con viejas manías sobre el Scilla y Caribdis que tiene el dar clase con visión crítica sin perder de vista que los estudiantes van a salir al mercado laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario