viernes, 15 de mayo de 2015

Víctimas de primera clase

El presidente Obama ha pedido disculpas por las dos víctimas occidentales de las actividades "guerreras" de los drones. Cierto que cualquiera tiene un error y más cuando se trata de estas máquinas dirigidas a miles de kilómetros y con fallos esperables mientras la tecnología no se hace todavía más precisa.
¿Dónde está el problema? Se plantea aquí: no se ha pedido perdón por los centenares de víctimas civiles e inocentes producidas por tales drones. Aceptemos que se trata de una "guerra" y que se ataca a "enemigos combatientes". Pero el exceso de "efectos colaterales" también tendría que ser objeto de disculpas y no ser, como es ahora, pábulo para que más y más familiares de las víctimas que nada tienen que ver con el "combate" se pasan a engordar las filas de los que quieren venganza, ojo por ojo, diente por diente, como claman las religiones de la zona, judaísmo e Islám y que contamina a la otra religión del Libro, Kitab, Biblia, Talmud: el cristianismo versión Urbano II (o Inocencio III) y no la de Francisco (el de Asís, no el de Roma).

No hay comentarios:

Publicar un comentario