domingo, 10 de mayo de 2015

Pesimismo bancario

"Non è che io sia pessimista", me decía Leonardo Sciascia paseando por Alicante, "È la realtà che è pessima", Si viviese ahora, seguro que estaría todavía más seguro de su afirmación.
Viene este recuerdo a propósito de este informe sobre los grandes bancos (que ya montaron el número en 2008) y que, visto lo poco adelantado en su regulación aunque sí en las multas que han tenido que pagar algunos de ellos, podrían repetir la jugada con evidentes efectos negativos sobre los mindundis que "solo podemos perder nuestras cadenas" (pero no las que nos atan a los bancos). El informe se refiere a los bancos estadounidenses y a las políticas estadounidenses, incluyendo las deseables y todavía no puestas en práctica, aunque reconociendo que, después de la pasada crisis, los bancos "too big to fail" han aumentado de tamaño y están más interconectados que antes. Supongo que también a los bancos de fuera de los EE.UU. Supongo que al Dr. Pangloss, el personaje volteriano que siempre decía que "vivíamos en el mejor de los mundos posibles" encontrará fallos en el informe. Yo no entro ni en fallos ni en aciertos sino en reconocer la lógica de ese sistema financiero, en el "groupthink" de los que comparten una idea sobre cómo van a ir las cosas sin preocuparse de los que las sufren y en el apoyo de que esos bancos proporcionan a los políticos que se supone tendrán que aplicar esas políticas para salvarnos de los bancos. Los bancos, lo vemos, seguirán ganando. Y, probablemente, Clinton también. Eso sí, con los bancos detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario