viernes, 8 de mayo de 2015

Elecciones británicas

Me han interesado por dos razones. 
La primera es la del triunfo de los conservadores de modo que Cameron podría formar gobierno sin necesidad del apoyo de los Liberal Demócratas ni de los Unionistas del Irlanda del Norte. Mayoría absoluta posible contra todo pronóstico y enterrando el entierro de Duverger. No ha habido tal fraccionamiento, aunque se predecía. Me interesa porque quiero ver si Cameron cumple su promesa electoral de convocar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (ya se sabe que esas promesas se las lleva el viento, pero no todas. Además UKIP no es que haya quedado muy bien en estas elecciones locales en las que lo exterior, como suele suceder, ha estado ausente).
No hay que fiarse de los títulos: el Reino Unido no está tan unido (ni la Unión Europea anda bien de unión). Y esa es mi segunda razón: el triunfo muy por encima de lo previsto del Partido Nacionalista Escocés que habría laminado a los laboristas -allí estos tenían un importante caladero de votos y ahora, en el conjunto del país, consiguen sus peores resultados dese 1987- y ha reducido a los Liberal Demócratas a poco. Hasta podría hacerse con todos los escaños (curules) que corresponden a Escocia en el parlamento de Londres. Siguiendo los pasos del Québec, se puede esperar un nuevo proceso secesionista por parte de este partido indudablemente mayoritario en su territorio. Tienen suficientes argumentos para discutir con Londres. Petróleo y los submarinos incluidos.
Me interesa por su compleja traducción, respectivamente, al caso español y catalán. Y me interesan tanto las semejanzas como las más que evidentes diferencias. Lo que leo todavía no es definitivo pero sí es definitivo que el "empate técnico" previsto se ha roto con una gran victoria (todavía por determinar la cuantía), lo cual deja a los laboristas lamiéndose las heridas de la austeridad, el futuro de la NHS -sanidad pública- y algunas cosillas más sobre servicios públicos y hasta sobe la BBC. La mayor diferencia estriba en que en el Reino Unido la libra esterlina subió algo más de un punto (1,3 %) al conocerse estos resultados mientras que el euro no creo que quede afectado por las varias elecciones españolas y catalanas de este año de gracia.
Y, mientras, Grecia ¿qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario