domingo, 12 de abril de 2015

U-2 y otras minucias

Hay cosas que, cuando uno las sabe, no puede menos que preguntarse cómo no se le habían ocurrido antes. Por ejemplo, ¿podría la NASA colaborar con la CIA? Si, sí ¿en qué terrenos?. Ahora se sabe en pasado, gracias a documentos oficiales recién desclasificados, que sí, que la colaboración es la que no se podía menos que esperar y en terrenos muy variados incluido el de colaborar en acciones encubiertas, proporcionar información para la "inteligencia" o ayudar a que las versiones sobre asuntos como el de los U-2 fueran las apropiadas ad usum delphini. Curiosamente, uno no tiene la impresión de que le están abriendo un mundo ignoto, lleno de insospechadas posibilidades. La diferencia es que ahora se puede probar con sus propios documentos, no con afirmaciones gratuitas (por no fundamentadas) que podían ser ciertas, pero que, como digo, no dejaban de ser suposiciones más o menos razonables. 
Los textos, del entorno bolivariano (este particularmente bolivariano), que estoy leyendo sobre la Cumbre de Panamá tienen algo en común: abundan los juicios de intenciones y escasean las pruebas. Me refiero, por supuesto, a las intenciones de los Estados Unidos hacia "toda" América Latina y, en particular, hacia Venezuela y Cuba. Abundan, como digo, las críticas sobre las intenciones personales de Obama (como si el poder fuese personal) y las intenciones de algunos sectores del establishment estadounidense, desde las diferentes agendas de las diferentes agencias hasta las diferencias de matices entre Republicanos y Demócratas y dentro de cada uno de ambos grupos. En general, el truco legal que utilizó Obama para aplicar sanciones a Venezuela ("seguridad nacional") es tomado literalmente para hacer ver qué es lo que pretende con este nuevo "golpe de estado" etc. Después, llegan los mandatarios y reducen los decibelios de estas aparentes confrontaciones y comienzan a "tender puentes", como ahora dicen, dejando a algunos escribidores con el paso cambiado.
En todo caso, "pasar a la Historia como el Presidente que..." no me parece que sea la motivación más importante para el caso de Cuba, algunos de cuyos representantes amagan con "interrumpir las negociaciones si...", que tampoco parece reflejar adecuadamente la situación real. Sí se sabe que la situación económica de ambos países es particularmente mala. Qué añagazas utilicen unos y otros para engañar al personal, que se lo pregunten a la NASA y a la CIA, que seguro que ya las conocen al detalle y aportan su "granito de arena" con información sobre cosechas, extracción de petróleo, condiciones meteorológicas, disidentes varios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario