viernes, 17 de abril de 2015

Israel nuclear

Un vistazo a documentos ahora desclasificados sobre el asunto de la nuclearización militar de Israel, es decir, del acceso de su gobierno al uso y disfrute de armas nucleares en tiempos de Ben-Gurion puede resultar hasta entretenido. 
-Llama la atención cómo el gobierno israelí ocultó qué estaba haciendo realmente en Dimona, llegando hasta el esperpento: un alto funcionario aseguró que se trataba de una plante ¡textil!
-El agua pesada para fabricar la bomba la proporcionó Noruega a través del Reino Unido. Para ello se firmó en el 59 un acuerdo secreto entre ambos gobiernos. Fue el embajador estadounidense en Oslo el que lo comunicó a la central. Este embajador se llamaba Kerry y era el padre del actual secretario de Estado. Movilidad social evidente.
-Se propuso que el proyecto fuese "vigilado" por la Agencia Internacional de la Energía Nuclear. Nunca lo hizo (ni Israel ha firmado el Tratado de No-Proliferación Nuclear. Irán sí -ah, Irán, ¿qué tendrá que ver con lo que ahora está pasando?-)
Añado: Las protestas estadounidenses tenían en cuenta el papel desestabilizador que podía tener dicha arma en el contexto de Oriente Medio. Obviamente no llegaron a las protestas y sanciones estadounidenses contra Irán dado el papel desestabilizador que podía tener dicha arma en el contexto de Oriente Medio donde ya hay otro nuclearizado: Israel. (Por cierto, sanciones que, como ha demostrado Cuba, no tienen por qué ser efectivas, por lo menos a corto plazo que es el que cuenta en esto del uso de armas nucleares)
Añado también: la nuclearización de la India y Pakistán fueron mucho menos "secretas". Fueron apoyadas. Como apoyaron inicialmente la nuclearización no-militar de Irán en tiempos del Sha como fuente de energía alternativa al petróleo (que, al fin y al cabo, se iba a terminar). Eso sí: con equipamiento estadounidense, por supuesto. Por lo menos el primer reactor nuclear que llegó a Irán (¡en 1959!, nótese la fecha) era estadounidense: "átomos para la paz". Después parece que la cosa cambió, pero no lo tengo tan claro como lo tienen aquí  donde, además, clasifican despectivamente a los que tienen esas dudas o, peor, afirman lo contrario.
El problema de Irán parece que seguirá, sobre todo ahora que la alianza de Israel con Arabia Saudita incluye importantes flujos de dinero hacia Israel y, consiguientemente, cambios en las percepciones en el lobby israelí respecto a los saudíes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario