sábado, 11 de abril de 2015

"Cambio climático" orwelliano

Es obvio que no soy competente en el tema. Me fío, eso sí, del PICC, el pánel organizado por Naciones Unidas sobre el asunto y he visto gráficos suficientes como para saber que ahí hay un problema, incluso moral, que no puede resolverse con una sola frase. 
Entiendo que los que tienen intereses inmediatos en que se niegue siquiera su posibilidad gasten dineros en convencer de que no hay tal problema, y ya es cansino recordar (como he hecho aquí varias veces) de dónde provienen los fondos de los cada vez menos abundantes negacionistas. Que haberlos, haylos. Faltaría más.  
No voy a decir que es imposible que tengan razón estos últimos, pero el argumento de la "esperanza matemática" me sigue resultando convincente: multiplicar la probabilidad del evento por la magnitud de sus consecuencias. Algo así, pero al revés de lo que hacía Pascal con su argumento sobre la existencia de Dios. Para el caso del cambio climático haría falta tal dosis de racionalidad en la defensa de la especie que es inútil suponer que pueda ser aceptado con facilidad. La racionalidad del beneficio sí que tiene peso, incluso para los que no lo niegan, pero proponen medios no para prevenirlo sino para adaptarse a él. Pagando, ¿eh?. pagando.
En los Estados Unidos hay muchos negacionistas y los políticos (Republicanos) responden a su "mercado". Lo que no me esperaba es que prohibiesem usar las expresiones "cambio climático" o "calentamiento global" entre los funcionarios públicos en administraciones de Estados con mayoría Republicana. En los Estados Unidos, por supuesto. Pero así es. Mil novecientos ochenta y cuatro debería ser de lectura obligada. No por sus predicciones, sino por la lógica social que plantea. Y no vendría mal darle un vistazo al viejo libro de Johan Galtung, Hitlerismo, stalinismo y reaganismo: tres variaciones sobre un tema de Orwell. Alicante: Instituto de Estudios Juan Gil-Albert, 1985.
De momento, parece, dicen algunos investigadores, que la emisión de carbono que produjo la extinción de diversas especies en el Planeta hace 250 millones de años fue parecida a la que hay ahora. Produjo (y produce) una mayor acidificación de los océanos.. Es un buen argumento para los que buscan ciclos en este terreno (y todo lo que sube, baja -y viceversa-). La diferencia, si no me equivoco, es que aquella fue producida por una serie de volcanes en Siberia antes de la caída de un meteorito, si no recuerdo mal en el golfo de México, y la de ahora está siendo producida por los humanos. En cualquier caso, aquella fue "natural" (como la posterior del meteorito) y esta es "artificial". Porque no vamos a negar el papel que juega el Rey de la Creación, el industrial y el financiero. Y el votante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario