martes, 24 de marzo de 2015

Violencia descontrolada

El diagnóstico que reproduzco aquí no puede ser más terrible. Han decapitado a centenares de personas, han dejado sus cuerpos a lo largo de los caminos como advertencia a los que pretendan resistirse a su poder, se han infiltrado en diversos niveles del gobierno, apoyan a sectores empobrecidos dándoles trabajo que su gobierno, corrupto, represivo y torturador no les proporciona y seducen a jóvenes de diversos países, también de los Estados Unidos, para que se adhieran a sus actividades violentas, a sus asesinatos.
They behead people by the hundreds. They heap headless, handless bodies along roadsides as warnings to those who would resist their power. They have penetrated the local, state, and national governments and control entire sections of the country. They provide employment and services to an impoverished public, which distrusts their actual government with its bitter record of corruptionrepression, and torture. They seduce young people from several countries, including the United States, into their murderous activities.
Si no se ha dejado llevar por la curiosidad y no ha abierto el enlace que cito al principio ni los que acompañan al texto en inglés, casi seguro que ha pensado en Daesh, EISI, Estado Islámico o como quiera llamarlo. El problema es que el texto se refiere a México y en él se hace ver el papel que, también en esa violencia, ha ejercido Estados Unidos y su particular mal uso de la "curva de aprendizaje": no aprenden y, en lugar de resolver los problemas, los agravan. Incluso hay quien cree que los crean. En todo caso, resulta chocante lo claro que lo ven cuando se trata del EI y cómo miran hacia otro lado cuando se trata de México.
Pienso en mis amigos y amigas mexicanos, en particular mexiquenses, y pienso que no hay derecho a la inseguridad que el mal gobierno de los propios y el peor gobierno de los vecinos ha producido hasta en sus vidas cotidianas. No se lo merecen.
(Añadido el 15 de abril: Aquí otro reportaje, desde la perspectiva de los feminicidios)

2 comentarios:

  1. Estimado José María: Insisto, eres un cartógrafo social y si bien, asumes que te has dedicado a ser un geógrafo social; para una servidora, no sólo planteas los mapas y la geografía de la realidad del sistema mundo y la investigación para la paz, sino que, además, describes las texturas en las que el mundo real se define. Es cierto, no te lo voy a negar, en muchas de dichas texturas no se encuentran las cosas fijas que nos dan las seguridades de un mundo feliz. Sin embargo, haces de tus lecturas y de tus acercamientos a la realidad un verdadero estudio y trazado de los mapas.
    Si dicha discusión la trasladamos a otro tipo de lenguajes, como el literario, seguro, nos muestras otro recorrido cartográfico que le da sentido a los mapas sociales, trazando el norte como la esperanza y la fe de que las cosas pueden funcionar de otra manera. Y una servidora, por ejemplo se quedaría con obras que remiten a pensar realidades duras y difíciles, pero atravesadas por sentimientos de integridad, de recuerdos, de apertura a mundos posibles, como lo es el caso de Benedetti en “Con y sin nostalgia”.
    Me parece que la cartografía que nos enseñas sobre la realidad mexicana en cuanto a la inseguridad, deja abierta la posibilidad de diálogo y la necesidad de miradas interdisciplinarias. En esta cartografía, construida también por otros exploradores, dejas en claro que su comprensión compromete la responsabilidad que como ciudadanos tenemos; en ella, dejas al descubierto tu solidaridad y nos enseñas que ésta puede ser efímera, si la dejamos sólo en la mirada utópica. Haces de la solidaridad una mirada para comprender los conflictos y las violencias que atraviesan gran parte del sistema mundo, pero también para reinventarnos las maneras de habitarlo y hacerle frente. Y cómo se cita en el Principito ( de Saint – Exupéry)
    “¿Qué me aconseja usted que visite ahora?- peguntó.
    -La tierra- le contestó el geógrafo-. Tiene muy buena reputación”.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido José María por este comentario solidario!!

    ResponderEliminar