miércoles, 4 de marzo de 2015

Playing chicken

Me referí el otro día a uno de los "mapas" de la complicación actual, el de USA, Israel, Irán, Arabia Saudita. Este otro "mapa" es, aparentemente más sencillo en cuanto a actores, pero más complicado en cuanto a relaciones (siempre entre gobiernos, no entre países ni, mucho menos, entre religiones).
USA y Rusia siguen enfrentados por cuestiones de hegemonía, la Unión Europea sigue los dictados de los Estados Unidos y mantiene con Rusia una complicada relación. Primero, porque, siguiendo instrucciones, tiene que amenazar con sanciones (y cumplirlas) contra las maldades de Rusia, pero, segundo, porque depende de Rusia para su abastecimiento de gas, en parte a través de Ucrania. Rusia ejerce su poder sobre una parte de la (ex)Ucrania, en particular en Crimea pero también en las zonas "rusas" enfrentadas al gobierno de Kiev que depende de Rusia para su abastecimiento y que no tiene grandes posibilidades de pagarlo. Y es evidente que falta un nexo: el de USA y Kiev, sea por el apoyo de un gobierno al otro, sea por el proyecto de que Ucrania llegue a formar parte de la OTAN, es decir, que quede todavía más bajo la hegemonía estadounidense y enfurezca más al gobierno de Rusia.
Comparando ambos "mapas", es decir, ambas problemáticas, ya se ve que el petróleo/gas juega un papel importante y más en la actual coyuntura de precios al alza, pero que podrían volver a la baja. Pero hay otro punto más preocupante todavía: el nuclear.
En el mapa anterior había dos potencias nucleares (USA e Israel) y uno que parecía querer serlo (aunque sus autoridades digan que no es con objetivos militares sino que se trata de "átomos para la paz"), es decir, Irán.
En el presente "mapa" vuelve a aparecer USA y está Rusia más Francia e Inglaterra dentro de la UE. 
Y llegamos al "playing chicken", ese juego absurdo en el que, en cochas poderosos, se trata de acercarse a toda velocidad al abismo y será "gallina" el primero que frene. Obvio que uno o los dos pueden caer en el abismo si no quieren pasar por "gallinas" ante al contrario. De hecho, se ha usado esa metáfora para describir el juego entre el gobierno griego y la "troika" (las "instituciones"). Pero, preocupantemente, se ha usado aquí en pleno rifirrafe por la visita de Netanyahu a Washington para ridiculizar a Obama y su política sobre Irán al grito de "que viene el lobo". Se ha usado aquí, digo, para describir el juego entre USA y Rusia a propósito... ¡de las respectivas armas nucleares! Ucrania, claro. La pequeña diferencia con el juego es que, en este caso, si uno cae en el abismo, caemos todos en él. No está el sistema climático planetario tan equilibrado como para resistir una aplicación de energía y residuos que serían los enfrentamientos nucleares: invierno nuclear al canto para contendientes, aliados, neutrales e indiferentes. Para todo el Planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario