miércoles, 25 de marzo de 2015

Lavado de capitales

España es el segundo "inversor extranjero" en España. Suena raro, sí. Lo mismo he pensado yo cuando he leído la noticia a poco de ir a digitalizar mi dni en una entidad bancaria. Explico antes esto último para situar mi asombro ante la noticia en cuestión. Resulta que esa entidad ha bloqueado la cuenta donde están domiciliados algunos pagos del piso de mi madre. Es decir: comunidad de propietarios, impuestos municipales y demás. El Banco la ha bloqueado porque no tenían mi dni convenientemente digitalizado, habiendo tenido firma en dicha cuenta mientras ha hecho falta. ¿Razón de tal urgencia digitalizante? Pues que el Banco tiene que aplicar una ley contra el blanqueo de dinero que obliga a que los documentos de identidad estén controlados y al día. Le digo a la empleada que, con el saldo que hay en la cuenta, no parece que pueda blanquear grandes capitales, sobre todo comparando con los dineros que, ahora sabemos, han blanqueado próceres y magnates. La buena señora me dice que lo de digitalizar se lo están pidiendo a todos, sea cual sea su saldo en cuenta. No dice dura lex sed lex, ni, mucho menos, que vaya ley más tonta. Está en su papel. Pero, por lo que a mí respecta, es que me conozco la historia: es la segunda vez que he tenido que desplazarme a un banco para llevar a cabo tan importante tarea, importante por lo que impide, a saber, blanqueo de dinero y evasión o elusión fiscal.
De acuerdo. No voy a ser yo quien critique al Legislador (así, con mayúscula, como si fuese divino). Pero, como digo, la noticia de que España es un importante inversor extranjero en España me llega en ese momento, así que procuro enterarme algo más. Lo primero que encuentro es que un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene, realmente, de nuestro mismo país. Son los datos de un informe (confieso que no lo he entendido todo, y eso que, al final, viene un glosario de términos técnicos) que ha presentado Intermón-Oxfam hace unas semanas, a mitad de mes, La ilusión fiscal, que puede leerse por internet.
Lo primero que me ha llamado la atención es que 34 de las 35 empresas del IBEX35 tenían presencia en paraísos fiscales, contabilizando un total de 810 filiales en 2013, fecha del informe, lo que significa un incremento del 44 por ciento con respecto a 2012. España va bien. Entre esas empresas se encuentra el Banco Santander, el BBVA, el Banco Sabadell, Caixabank o Bankinter. Lejos de mí la funesta manía de pensar que alguno de ellos tenga algo que ver con el blanqueo de capitales, algo así como la Banca Privada de Andorra y de los Pujol.
Sí sabemos, prosigue el citado informe, que la inversión española hacia paraísos fiscales creció en un 205 por ciento entre 2013 y 2014. De nuevo, España va bien. Además, 26,4 por ciento de la inversión española en el exterior son préstamos de empresas españolas a sus filiales (las pobres filiales, allá "en tierra extraña" como cantaba el pasodoble, seguro que tienen necesidad de ayuda por parte de la Madre Patria). Total, que la inversión española en paraísos fiscales representa el 24 ciento del total de la inversión en el exterior, y un 12,4 por ciento es inversión circular (inversión que sale de España y regresa a España después de haber pasado por un paraíso fiscal). Con ello llegamos a donde habíamos partido: un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene realmente de nuestro país.
El informe constata el exceso de retórica gubernamental a ese respecto si se la compara con las decisiones concretas y prácticas aplicadas por los gobiernos (y más, como cuenta José Bono en sus memorias, si la "independencia" catalana es cuestión de cuánto dinero se pone sobre la mesa, fruto de chalaneos entre Mas y Zapatero). Para los inasequibles al desaliento, el informe proporciona una lista (casi de sentido común) de lo que se puede hacer para evitar esas fugas, que no incluye digitalizar dni de mindundis como yo. Y la cosa tiene su importancia: lo que se evade viene a ser, más o menos, el gasto total en sanidad en todas las Españas, con o sin chalaneo. Nada en comparación con el billón de dólares que las grandes empresas estadounidenses evaden de su fisco gracias a esta “exportación”. Todavía hay clases.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-. Vale la pena comparar ese billón -con b, un trillion en el inglés de los estadounidenses- de dólares que las empresas estadounidenses evaden al fisco gracias a la exportación de capitales con la decisión de un banco estadounidense de impedir el envío de remesas de inmigrantes somalíes a su país de origen. Estamos hablando de 1.300 millones de dólares al año, una cuarta parte del PIB de Somalia. Para hacerse una idea, las remesas de angolanos que trabajan en Portugal han superado ligeramente los 2 millones de euros este enero, creciendo. Eso sí, las remesas de portugueses que trabajan en Angola fueron de 15 millones. Sería interesante conocer las remesas de estadounidenses que trabajan fuera de los EE.UU. dirigidas hacia su propio país)

No hay comentarios:

Publicar un comentario