lunes, 23 de marzo de 2015

Impacto de las universidades

Lo que hoy estén "produciendo" las universidades tendrá su efecto con el tiempo. No es que, por ejemplo, las universidades del 68, revolucionarias, hayan producido algo mejor que el neoliberalismo, pero tal vez su abandono de las cosas cotidianas hizo que los que sí se preocupaban de esas cosas encontrasen el camino libre. Ahora el péndulo está en el otro lado. En los Estados Unidos y, por tanto, en la Unión Europea, el énfasis es en la "empleabilidad". Lo del "espíritu crítico", la "cultura", "la formación personal" y zarandajas semejantes se dejan para otra ocasión. Lo que hay que hacer ahora es preparar a los estudiantes para el mercado laboral en general y, como cuenta el artículo que cito sobre los USA, para el sector empresarial y, sobre todo, financiero en particular. A eso, en las españolas en concreto, se une la necesidad de financiarse por encima de los magros fondos que les llegan desde los respectivos gobiernos. Y se financian con investigación que proviene de empresas que, no descubro ningún secreto, serán las verdaderas propietarias de los hallazgos investigadores de modo que si no les conviene, no se harán públicos (el caso de las farmacéuticas es paradigmático) y si les conviene, se presentará a bombo y platillo convenientemente maquillados muchas veces ad usum delphini. Sí, el que paga manda. Y si no, véase quién paga a los negacionistas del cambio climático y quién paga a los que dicen constatarlo. (No exageremos: no es un principio de aplicación universal. Un antídoto aquí)
¿Qué queda fuera? Pues "mayo del 68".
La tentación del pesimista inveterado es atisbar negros nubarrones en el horizonte producidos por las decisiones universitarias contemporáneas. Pero, visto lo que fue el 68, tampoco hay que darle tanto bombo a esa institución, una más de tantas que acaban moldeando el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario