sábado, 28 de marzo de 2015

China desigual

Hubo un tiempo en el que los expertos (como Bobbio) decían que la diferencia entre derecha e izquierda era que los unos se preocupaban sobre todo del crecimiento y los otros se preocupaban de la igualdad. Por supuesto que ninguno de ellos se olvidaba de lo que preocupaba al otro. Era, simplemente, cuestión de énfasis. Llevado a sus últimas consecuencias, unos preferían crecimiento aun a costa de la desigualdad y otros preferían reducir la desigualdad a costa del crecimiento. 
No sé si Singapur y Cuba encajan en estos extremos. Pero lo que me fascina ahora es el aumento de la desigualdad en la supuestamente comunista comunista china. Según un trabajo del FMI (que cita el Wall Street Journal), la China podría ser el país más desigual del mundo. 
Siempre se podrá decir que la China lo que pasa es que no es comunista. No es la primera vez que se dice desde la revolución de Mao, aunque otras veces ha sido seguida por mini-revoluciones igualitarias (como fue la Revolución Cultural). No lo sé. Pero sí parece que los esquemas de los expertos (como Bobbio) no acaban de aplicarse a este país de derechas e izquierdas simultáneamente o, para ser más precisos, sucesivamente. Pero esta vez, la etapa de crecimiento a costa de la desigualdad ya va siendo muy larga comparativamente. Se verá. Igual es que han dejado de ser taoistas.
(Añadido el 30: Igual es que se trata, una vez más, de una estrategia de prueba, acierto y error)
(Añadido el 12 de abril: Un criterio para dictaminar qué es derecha y qué es izquierda ha sido la base social del partido en cuestión. No ha funcionado como tal criterio. Y sigue sin funcionar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario