jueves, 12 de febrero de 2015

Más sobre los Saud

Ayer reproduje lo que el Factbook de la CIA dice sobre el sistema político que controla la familia Saud en su Arabia, la Arabia Saudita. No es precisamente una democracia y los que se dedican a "democracy building" harían bien en plantearse el qué hacer. Los que se dedican a la defensa de los "derechos humanos", también, dados los casos de decapitaciones y azotes y también las condiciones en que se encuentran las mujeres y los inmigrantes (y no digamos las mujeres inmigrantes). Lo cual no impide que al funeral haya asistido lo más granado de la nobleza y política mundiales y hasta haya habido algún ex-rey que ha viajado al lugar después del funeral, vaya usted a saber para qué.
En mi texto insinuaba algo sobre el papel de la familia Saud o adláteres en el 11-S. Aquí se hace un poco la historia del asunto y se distingue relativamente bien entre lo que se sabe y lo que se sospecha verosímilmente. Veamos.
Allá por los años 70, los sauditas, controlando la OPEP, montaron un embargo contra los Estados Unidos (primera noticia que tengo al respecto) como protesta por el apoyo estadounidense a Israel. El amigo de mi enemigo tiene que ser mi enemigo. De lo que sí tenía noticia era del aumento del precio del petróleo, la escasez y aquel "feliz año negro" con que tituló la revista española Triunfo después de la llamada aquí "crisis" del petróleo y, en países exportadores, el "boom" del petróleo -todos hablan de la feria según les ha ido en ella-. Y ahí empezó la diplomacia estadounidense.
Ya en 1975 el petróleo se vendía en dólares (y, recientemente, Venezuela e Irán no han conseguido que la OPEP abandone tal política). Los saudíes vendían petróleo a USA y, con ese dinero (dólares), compraban armas a los Estados Unidos en magnífica "circulación del dinero", mientras estos apoyaban cada vez más a aquella Arabia, poco democrática y bastante fundamentalista.
Ahora aparecen saudíes relacionados con los posibles autores del 11-S. El informe completo todavía no se conoce, pero hay indicaciones de que aparecerá tal conexión, añadida al testimonio del atacante nº 20, de dudosa fiabilidad, pero que lo ha dicho. En todo caso, el dinero saudíta fluye para promover el wahabismo, versión puritana del Islam (el Islam no es monolítico). Se calculan en 70.000 millones de dólares lo bombeado desde esa Arabia, entre 1975 y 2002, para promover tal versión, cosa que algunos ven como intento de contrarrestar al Irán (cosa que yo no entiendo).
El fracking estadounidense ha cambiado el status quo. Y de nuevo aparecerían los saudíes haciendo bajar el precio del crudo y convirtiendo en poco rentable la extracción que daría a los Estados Unidos el predominio mundial por encima de la familia Saud.
Ahora parece que Arabia Saudita va a dejar de ser "nuestro hombre on the spot".
En resumidas cuentas, esta historia (con todas sus lagunas y todos sus puntos dudosas) sí muestra que hasta lo de "el enemigo de mi amigo es mi enemigo" puede dejar de ser cierto y más si se toma una perspectiva temporal suficiente.
(Añadido el 16; Algunas indicaciones sobre el heredero, nuevo rey)
(Añadido el 6 de marzo: Aquí sobre las condiciones laborales rayanas en la esclavitud de los trabajadores extranjero en la zona en general y en Arabia Saudita en particular)

No hay comentarios:

Publicar un comentario