lunes, 16 de febrero de 2015

Derecha, izquierda, Rusia y más

Este gráfico de The Economist viene de un artículo sobre las relaciones de algunos partidos europeos, que llama "populistas", respecto al gobierno de Rusia. En rojo los favorables (la mayoría), en negro el único contrario (Partido de los Fineses -llamado antes Verdaderos Fineses-) y en azul los intermedios, neutrales o sin acabar de definirse (tres: español, inglés y alemán).


 Los populistas, según este modo de pensar, pueden ser de derechas o de izquierdas. No es novedad. Tampoco es novedad, como se comenta en el artículo, que el gobierno ruso ha ayudado financieramente a las campañas electorales de algunos de ellos. Lo que para mí es novedad es que, en un mismo país, un partido de derechas y uno de izquierdas, ambos "populistas", estén entre los favorables al gobierno ruso. Sí, me refiero a Amanecer Dorado, derecha, y a Syriza, izquierda, ambos en Grecia -primero y tercer partido en las últimas elecciones-. Para ser "pro-ruso" no hace falta ser anti-estadounidense o anti-troika o anti-capitalista. La lógica parece que es otra.
Se podría ver desde el otro lado: ¿A quiénes apoya el actual gobierno ruso en esta Europa? No es novedad que, en geopolitica, eso de derecha e izquierda es vaporoso. Lo ha sido siempre. Que se lo digan a Orwell y su Homenaje a Cataluña o a cómo se alinearon los rusos -soviéticos- a favor de la Junta militar argentina en el conflicto de las Malvinas-Folklands. La lógica de "el amigo de mi enemigo es mi enemigo" o "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" juega un papel más determinante. 
Pero hay algo que se me escapa. Entiendo que el gobierno de Rusia quiera debilitar a la Unión Europea apoyando a los euroescépticos nacionalistas. Aquí se explica mejor. Y entiendo que el gobierno de los Estados Unidos quiera, a la vez, que la Unión Europea sea fuerte (es su peón) y que sea débil (es su competencia, aunque no la más importante). Entonces, Rusia (su gobierno) procuraría debilitar a la UE mientras USA (su gobierno) procuraría fortalecerla... pero no demasiado. Y ahí es donde los matices se convierten en determinantes en el fácil juego de "amigo" y "enemigo". Primero, porque hace falta introducir la perspectiva temporal: qué puede pasar en, digamos, 10 años. Segundo, porque, como en la amistad entre humanos, hay amigos más amigos que otros. 
Debilitar a la UE, ya de por sí bastante debilitada por sus propias chapucerías económico-monetarias y políticas, puede ser interés común de USA y (iba a decir URSS) Rusia, porque su mundo ya está en otra parte del Planeta y no tienen mucho interés en que estos europeos metan sus narices en los asuntos de sus mayores. De paso, Rusia tendría mayores facilidades para gestionar su "near abroad",  que incluye a Ucrania y otros países de habla rusa o con poblaciones rusófonas significativas (esa no sería la causa, sino el argumento. En un mundo con solo media docena de países monolingües, la lengua es solo un banderín de enganche, no el motivo por el que un país quiere anexionarse a otro o una región quiere ser independiente -porque, encima, como sucede con Cataluña, tampoco es monolingüe y no solo por los castellanohablantes sino sobre todo por los araneses) 
Visión exagerada, tal vez. Pero no absurda.
Esta es, según Gallup, la evolución de las actitudes de los estadounidenses hacia Rusia:
Trend: Americans' Favorable/Unfavorable Ratings of Russia
Depende, creo yo, de cómo vayan la propaganda oficial al respecto. Se puede ver en esta tabla con los cambiantes enemigos de los Estados Unidos (a no perderse el porcentaje que dice que son los Estados Unidos mismos. Irán ya no toca)
What one country anywhere in the world do you consider to be the United States’ greatest enemy today? [OPEN-ENDED] 2011-2015 trend
Pero ningún enemigo importante. Es decir, con fuerte peso en la opinión pública convenientemente "informada"

No hay comentarios:

Publicar un comentario