martes, 10 de febrero de 2015

Decadencia del blog

No me refiero a la decadencia del presente blog, cosa constatable cuando se compara el número de entradas de hace un par de años con las entradas recientes. No me preocupa. No es ese mi criterio de evaluación, aunque sí reconozco que hay textos de hace un tiempo que me resultan mejores que los que he escrito recientemente. Igual es aquello de "cualquiera tiempo pasado fue mejor". Pero tanto da. Escribo porque me divierte (Bueno y por alguna que otra razón más, como puede verse en "Por Qué Escribo", ahí a la derecha del blog, debajo de los enlaces a blogs de amiguetes varios y variopintos y de la lista de posts publicados en el presente blog desde su origen).
A lo que me refiero es a la discusión sobre la decadencia de este tipo de comunicación en general y su progresiva sustitución por otros medios. De entrada, una buena tipología de las que a mí me gustaban, las de 2x2:
RTEmagicC_Blogs_Review_020915.png

Está tomado de este post donde también se recogen posiciones diversas al respecto. No tengo ni idea de si es cierto que este medio toca a su fin y veo que hay razones en un sentido y en otro. Pero me tiene sin cuidado, como puede suponerse.
"Popularidad" no me parece que sea el mejor criterio, pero sí parece que las redes que gozan de más adeptos son las que permiten rapidez, superficialidad y algún que otro exabrupto o insulto. O las que rodean, como fans, a un personaje público, sea cantante o gobernante, sin que se sepa si sus fans son auténticos o son inventados o son fruto de trolls convenientemente remunerados. El nivel que uno encuentra en los "comentarios" de algunos medios (incluidos los convencionales que se han pasado a digitales) es, muchas veces, deplorable. 
Pasé, hace años, por facebook y me di de baja por una serie de razones, algunas muy personales y dramáticas, otras más generales y evaluativas. No pienso volver. Ni me he planteado caer en los tuits, todavía menos con la ilusión de que en las emisoras de radio se citen los más pertinentes para la línea de la emisora. 
De momento, seguiré con la disciplina auto-impuesta de escribir un post al día a partir de mis lecturas, pero con la particularidad de que soy de los que creen que esas normas están hechas para saltárselas y, si un día no escribo, no tengo por qué avergonzarme ante mí mismo, que es ante quien, en resumidas cuentas, soy responsable en este asunto.
Entiendo el argumento del Bulletin of the Atomic Scientists según el cual una  meditada decisión que tomaron a principios de enero habría suscitado miles y miles de tuits y retuits y miles de reflejos en los medios llegando con ello a centenares millones de personas:
They stirred up some 150 million tweets and retweets, and more than 2,000 earned news stories, interviews, and op-eds--reaching an audience approaching 500 million people worldwide.
Con la veintena de entradas que tiene este blog al día me contento. Incluso si algunas no duran ni un minuto.

3 comentarios:

  1. Querido José Maria,
    Nos conocimos porque te envié una reseña que hice de tu libro sobre la corrupción. tengo mi link entre las páginas amigas del mío. Tu blog me gusta y quería sugerirte que incluyeras el mio entre los links amigos, si lo consideras oportuno. Para mí el blog ha sido una expereincia trasnformadora. Publico lo que puedo, en libros y revistas, que es poco. Pero la libertad que ha significado para mí el publicar dos entradas propias semanales. La autodisciplina de este compromiso creativo ha significado mucho para mí. Te invito a que le eches una ojeada. estoy orgullosos de tener unas 400 entradas diarias porque se que no escribo para mí mismo. Continuemos así con nuestro trabajo artesanal peor creativo.
    luisroca13@blogspot.com ( materiales para pensar)

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el blog, Profesor. Curiosamente, yo vuelvo a leerte después de muchos años, y estoy encantado de hacerlo, ahora a diario. Soy un antigüo alumno, de comparada y desarrollo, de finales del siglo pasado. Desde hace años trabajo en la Junta de Andalucía, de manera que tus enseñanzas, las que pude aprender, están también en Sevilla.

    Un abrazo, y espero que no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  3. Todo acaba decayendo, para bien y para mal (Sophrosyne)

    ResponderEliminar