sábado, 21 de febrero de 2015

DAESH, ISIS, Estado Islámico

Algunos medios tienen particular cuidado en añadir "el autodenominado" cuando se refieren al Estado Islámico. Llamarlo ISIS por sus siglas inglesas permite evitar lo de "autodenominado" pero IS significa Estado Islámico. Veo ahora que sus siglas árabes (DAESH) no son bien recibidas por ellos mismos, cosa que no comprendo, pero todo es posible en ese mundo enloquecido. Añado otras cuestiones que tampoco entiendo pero que las dicen los que sí saben (o creen saber) del asunto y que hay que tomar con cautela ya que pueden esconder agendas particulares de los que escriben o de quienes les financian o de aquellos a los que dicen representar.
1. Esta organización (llámese como se llame) no es una organización terrorista, dicen aquí llamándola ISIS. El argumento no es irrelevante ya que, si eso es cierto, las acciones puestas en práctica contra ellos ya no pueden ser las "anti-terroristas" que pudieron haber funcionado con Al Qaeda. La inercia de seguir pensando que se trata de lo mismo puede llevar a mayor fracaso del, por otra parte (vuelvo en un momento) previsible.
2. El objetivo de esta organización no es "Occidente". Ni siquiera Jerusalén. Lo que los de ISIS quieren conquistar cuanto antes, se dice aquí, es la Meca y Medina. Necesitan acceder a las dos Santas Mezquitas para mantenerse como organización. En el punto siguiente vienen algunas matizaciones al respecto.
3. Juan Cole enumera y documenta aquí una serie de mitos sobre DAESH.
a. Es una organización musulmana. Sin embargo, se trata de un islamismo muy marginal como Aun Shinrikyo podía calificarse de budista (o, añado, ETA de católica)
b. Son gente piadosa. De eso nada. Algunas de sus prácticas (asesinar a cristianos, traficar con personas) son poco propias de un musulmán que se precie de tal (recuérdese que todos los libros sagrados -la biblia, el talmud, los evangelios también- son libros complejos en los que se puede encontrar justificación para una cosa y su contraria, por ejemplo, hay frases que los evangelistas atribuyen a Jesús de Nazaret claramente pacifistas, pero también las hay claramente belicistas).
c. Se han incorporado innumerables europeos. Las cifras no dicen eso. Son pocos y suponen un porcentaje mínimo sobre las poblaciones que podrían emitirlos.
d. Ya ocupan un territorio enorme (añado: es el que aparece en mapas de la televisión). Parece que no. Ocupan, sí, un territorio en Siria e Irak, pero fuera de ahí, no pasan de ser una "marca" (o una franquicia, como sucedía con muchas "Al Qaedas").
e. Solo se les puede vencer con tropas de tierra. Peligro, peligro. Se puede repetir el desastre de las otras intervenciones estadounidenses en la zona a las que me he referido aquí. Y, añado, habría que explicar si es como "guerra", como "defensa" o como "defensa de intereses (más o menos inconfesables)" (volveré a ese tema el miércoles próximo).
La cumbre contra el yihadismo recién concluida no parece que haya llegado a grandes conclusiones. Y más cuando Obama ha insistido en que es una fea mentira (ugly lie) confundir la lucha contra el "extremismo violento" o el "terrorismo" con una determinada religión, país, grupo étnico o civilización.
Es que el asunto es todavía más complicado. Por ejemplo, aparece en Newsweek a propósito del posible "Grexit" (y cada vez más probable) que inestabilizara el país (estaba implícito en Varoufakis cuando recordaba que Amanecer Dorado era el tercer partido más votado en las últimas elecciones y lo decía a los alemanes que algo deben de saber por su historia con los nazis) y, con esa desestabilización, alguna más.

1 comentario:

  1. "La estrategia militar del Estado Islámico es magnífica, está perfectamente diseñada y planificada. Quien está dirigiendo la batuta de esta gente es alguien muy experto en temas militares y estratégicos, sin olvidar los propagandísticos. Esto es importante tenerlo en cuenta porque, en ocasiones, la imagen que llega a la opinión pública es que el Estado Islámico solamente está formado por un puñado de salvajes que se dedica a quemar y decapitar a muchísimas personas. Pero esto no es solamente así, en absoluto .

    en Irak se encontraba un gran número de personas despreciadas, humilladas, apartadas y, en ocasiones, encarceladas, muy preparadas militarmente. Y hemos visto que, en un momento dado, a “alguien” se le ocurre que esta gente puede ir a luchar a Siria para acabar con el régimen de Bashar al-Asad y para apoyar a unos grupos de rebeldes que, desorganizados y enfrentados entre ellos, son tan bárbaros como los demás.

    En ese momento, y “casualmente”, es cuando se produce la huida de la prisión de máxima seguridad más importante de Irak de un millar de combatientes suníes. A estos presos se les traslada a Siria, se les dota de armamento y se les financia con generosidad, y, en muy poco tiempo, pasan de ser 1.000 a ser 5.000, llevados y pagados desde muchos lugares del mundo. Fanáticos, gente marginada, mercenarios y gente con ganas de aventura, hay en todos los lugares. Si proporcionas a estas personas una bandera en la que arroparse, una idea por la que luchar y por la que morir, y además les entregas una paga, tienes un ejército formado.

    Así fueron los primeros pasos del Estado Islámico. Los suníes iraquíes, tras contemplar el avance inicial del Estado Islámico en Siria, vuelven a llamar a este país a parte de estos combatientes para que colaboren también en la lucha ya abierta contra el chiita Al-Maliki, líder del gobierno iraquí, que había comenzado a represaliar con extrema dureza las manifestaciones pacíficas producidas en Irak en el marco de las llamadas revueltas árabes. Es, de este modo, como también comienza la presencia, de un modo organizado, del Estado Islámico en Irak.

    A partir de este punto, el EI pone en marcha una efectiva, truculenta y terrorífica campaña a través de los medios de comunicación y las redes sociales, divulgando sus decapitaciones y asesinatos, y tratando con ello de conseguir un importante efecto publicitario que tiene varios objetivos: captar fondos, atraer nuevos combatientes, conseguir el apoyo de las poblaciones sunitas e intimidar a los ciudadanos de los países que, en esos momentos, están luchando contra ellos.

    Esta actividad propagandística les funciona perfectamente, en parte por sus méritos, pero, sobre todo, porque Occidente, a través de sus medios de comunicación, no deja de agrandar la imagen del Estado Islámico.

    ¿Por qué Youtube acoge millones de vídeos en los que se recogen todas y cada una de las tropelías y salvajadas del EI? ¿Por qué ocurre esto cuando si a alguien se le ocurriera, por ejemplo, colgar un vídeo de violencia machista o de pederastia éste apenas duraría unos minutos en el canal? ¿Por qué se siguen manteniendo los montajes audiovisuales del Estado Islámico? ¿Cómo llegan estos vídeos a todas las televisiones del mundo? ¿Por qué todos ellos son distribuidos a través de Site Intelligence Group, una empresa privada de comunicación, de estudios y de análisis norteamericana? Y lo que es más importante: si asumimos que uno de los fines principales del Estado Islámico es atemorizar a los ciudadanos occidentales a través de la propaganda, y lo están consiguiendo, y si coincidimos en que, tal y como explicaba Margaret Thatcher, la publicidad es el oxígeno del que viven los terroristas, ¿por qué los medios occidentales están proporcionando al EI este oxígeno? Esta es una de las grandes cuestiones que tendríamos que plantearnos si queremos enfrentarnos a este tema con seriedad."

    http://latribunadelpaisvasco.com/not/3297/reflexiones-sobre-el-estado-islamico-con-el-coronel-pedro-banos-bajo/#sthash.UUNXim8Q.dpuf

    ResponderEliminar