miércoles, 28 de enero de 2015

Xenofobia clasista

Sabía de problemas de los chinos en Malaysia. Los malayos les acusaban de quitarles trabajo. Pequeñas tiendas, algún usurero, pequeños negocios como los "paki shops" en Inglaterra, lugar en que toda la familia se deja la piel trabajando. Ahora lo encuentro aquí en jóvenes sudafricanos que atacan a los somalíes y sus pequeñas tiendas que quitan empleo a los sudafricanos aunque algunos de ellos dicen que lo que pasa es que los somalíes trabajan duro y los sudafricanos (¡raza!) son "perezosos". En los años 70 el Perich publicó una viñeta en La Vanguardia de Barcelona en la que un hombre estaba a punto de echarse encima, de manera agresiva, contra otro, negro, y que era retenido por la mujer. El hombre decía "Es que venís a robarnos el pan a los charnegos" (charnego es el mal nombre para el no-catalán de clase baja, como maketo lo es en el País Vasco). Es clase, no identidad. Nadie, en Barcelona, va a poner ninguna dificultad  que unos jeques árabes y musulmanes "compren" un equipo de fútbol que es "més que un club". Pero si un grupo de "diferentes" arma jaleo en el autobús, mi amigo catalán, en Barcelona, me dirá algo sobre "estos que vienen etc.". Demasiado fácil como para evitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario