jueves, 29 de enero de 2015

Syriza y Rusia

El gobierno griego no se ha opuesto a nuevas sanciones de la Unión Europea contra Rusia sino al hecho de que se haya dado como decisión unánime sin haber consultado con el gobierno griego. No es una distinción tan difícil de hacer. Lo que, con razón, molesta al gobierno griego es que no se le informe y se dé por hecho que someterá su ya exigua soberanía a los diseños bruselianos. Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas, lo expone aquí a título personal y sin asumir el papel que le corresponde al de Asuntos Exteriores. Suena a sospechoso que tantos medios no hayan hecho esa distinción y ya saquen consecuencias sobre qué se puede esperar de Syriza. El palo va ser la tónica. Veremos qué sucede con la zanahoria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario