jueves, 29 de enero de 2015

Petróleo, una vez más

Hace cuatro años me preguntaba por el gas y el petróleo en el Mediterráneo oriental, frente a Gaza e Israel. Reproducía un mapa estadounidense sobre el tema.
Ahora veo  que la empresa más importante explotando el gas en la zona resulta ser... estadounidense. Y, como solo puedo leer un artículo al mes, no puedo ver este ominoso artículo en Foreign Affairs sobre los malos augurios que ese gas tiene para la paz en la zona. No sé si tiene algo que ver la invitación republicana, saltándose al presidente Obama, para que Netanyahu hable al Congreso estadounidense. Sabiendo el papel que el dinero empresarial tiene en la politica estadounidense (los hermanos Koch y su red presupuestan donaciones del orden de los 900 millones de dólares -mil millones según otros,  889 millones según los de más allá, aunque ellos lo niegan-,  en la campaña electoral de 2016 y eso solo ellos) no extrañe que se busque cómo responder a los intereses de las petroleras estadounidenses que ya no ven tan clara la rentabilidad (gran palabra) del fracking. Cierto que es ilegal dar dinero para que te hagan algo concreto, pero sí se puede dar dinero para que te vean con buenos ojos... y hagan lo que tú quieres. Y, al contrario, no vendrá mal saber que gran parte del dinero para la campaña de la reelección de Netanyahu es de origen estadounidense (en torno al 90 por ciento) y que tres familias suponen la mitad de dichos fondos (otra cosa es lo que sucede con los judíos estadounidenses que apoyan mayoritariamente a Obama y sus políticas "progres" -liberal, como dicen allí- y no tienen el tema "Israel" entre los que más les preocupan).
Aunque el precio del petróleo haya caído, no ha desaparecido la preocupación por el pico del petróleo, así que no es mal principio el de "cherchez le pétrole"
(Añadido el 1º de febrero: Pero no todo es petróleo. Tambien está el proyecto sionista de ocupar todo el territorio de Eretz Yishrael mediante asentamientos vistos como "ilegitimos e ilegales" desde los Estados Unidos y el Reino Unido. Para ello, la "presión deográfica" resulta un buen legitimador y "legalizador".

No hay comentarios:

Publicar un comentario