lunes, 12 de enero de 2015

Muertes evitables

No somos inmortales: todos moriremos. Pero sí es posible retrasar algunas muertes que son evitables. Las causadas por atentados terroristas, sin duda. Y aunque la esperanza de vida ha aumentado en el mundo, las muertes por tales atentados también se han multiplicado, por lo menos según algunos cómputos a los que ya me he referido en otras ocasiones. Aquí, hace casi un mes, reproduje datos de fuentes especializadas, planteé la necesidad de defensa frente a tales actos, pero también la de analizar cuidadosamente sus causas si lo que se quiere es evitarlos, no aprovecharse de ellos para determinados tipos de políticas. También, siguiendo la fuente que usaba, recordé que las muertes por homicidio son más frecuentes que las muertes por ataque terrorista, y muchas de esas muertes también son evitables.
Ahora encuentro un texto en el que se comparan las muertes por ataque terrorista con las muertes (evitables) producidas por determinadas enfermedades, cifras que, de nuevo, vuelven a ser superiores a las producidas por aquellos ataques. Los datos son de la OMS y el argumento es sencillo: se salvarían más vidas en ese terreno sanitario que en el terreno policial-militar-jurídico "anti-terrorista"..
Insisto: curar enfermedades no es garantía de inmortalidad sino de mayor esperanza de vida. Eso tiene sus problemas, como los que indicó Alfred Sauvy, ya en 1977, refiriéndose, sobre todo, a Francia, pero en términos aplicables a otros países y en términos que ahora se están viendo con mayor crudeza. Ya no se anticipan: se observan. Pero no es esa la cuestión, sino la del "anti-terrorismo", relativamente evitable como relativamente evitables son otras muertes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario