lunes, 5 de enero de 2015

Dinero y elecciones

Que cada vez su coste es mayor, eso ya no se discute. Lo que vale la pena discutir es el origen del dinero que se invierte en elecciones. El que viene de los respectivos gobiernos es menos interesante. Encima tiene que ser visible para todo el mundo, sobre todo para los contrarios. El que provoca mayor curiosidad, sin embargo, es el que viene de fuentes privadas. 
No todos los sistemas proporcionan los datos. En realidad, me imagino que, de manera completa, no se conoce en ninguno de ellos ya que puedo suponer que siempre hay algo de dinerillo que llega a los partidos de forma menos transparente. En el caso español, algo se va sabiendo sobre ingresos irregulares de los partidos y las formas que tienen de evitar el cohecho: no reciben dinero por servicios prestados o a prestar concretos sino que reciben dinero sin objetivo visible y concreto; hay, claro, dinero que entra y favores que se hacen al donante, pero sin que se vea el nexo entre una cosa y otra.
Esta entrada de Bloomberg proporciona datos muy jugosos sobre ese dinero que va a las elecciones estadounidenses. Por ejemplo, cuenta que los tres donantes en dinero oficialmente entregado a los partidos han visto crecer su fortuna en casi 4.000 millones de dólares que es, aproximadamente, lo que han costado las pasadas elecciones de "mid term". En el texto se repasan las donaciones particularmente importantes (Buffett, la viuda de Jobs, Soros entre los conocidos) y se incluyen las del fundador y accionista principal de ¡Bloomberg! Todo hay que decirlo, a mucha distancia de lo que pudo haber sucedido con el Partido Popular y la compra de acciones de Libertad Digital, caso en el que los favores pudieron ir en el sentido opuesto y, obvio, la cuantía se encontraba a mucha distancia de lo de Bloomberg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario