viernes, 23 de enero de 2015

Crisis y políticos

El presidente ha sido claro y en un contexto más bien solemne: "La sombra de la crisis ha pasado". No para muchos, ciertamente, pero los datos son indiscutibles. Cierto que, otros, dirán que se trata de una maniobra electoralista, que hay que insuflar optimismo antes del voto. Y otros dirán que demasiado dinero "oscuro" está yendo a esas elecciones que se avecinan. Estos otros, no el presidente aunque tal vez lo piense, se asombran de la credulidad de la gente, de cómo se dejan engañar por la repetición de una falsedad o, si la palabra parece demasiado fuerte, de una media verdad. Y llegan a afirmar que los que se dejan engañar son el 99,9 por ciento. Exageran en esto último, pero no creo que exageren en lo anterior: repican las campanas por el fin de la crisis y por la mejora que este año y, ya con todavía mayor claridad, el año entrante van a mostrar en la economía, el crecimiento, el empleo (digno de tal nombre) y demás cuestiones que unos llaman macroeconomía y otros microeconomía y, sin embargo, las condiciones de vida de mucha gente no tiene la más mínima mejora, pero las "relaciones públicas" o "márketing político" exigen que se plantee el fin de la "sombra de la crisis" y que se repita hasta la saciedad hasta hacérselo creer a la mayor cantidad de votantes, que no otro es el objetivo de tal sermón. Y, por si acaso, se explicará que hay un enemigo exterior que nos amenaza y contra el que tenemos que defendernos uniéndonos como un solo hombre (y mujer) detrás de los gobernantes actuales.
Viñeta - INFORMACION
Los españolitos que ya han venido al mundo (les guarde Dios) y que estén entre los pocos que leen estas notas mías, pensarán que me estoy refiriendo al presidente Rajoy y a sus diversas oposiciones. Pues no. El texto del que he sacado las ideas anteriores se refiere a los Estados Unidos, a la frase de Obama en su discurso sobre el Estado de la Nación y a lo que piensan algunos "alternativos".
Claro que hay diferencias entre un país y otro, pero no me dirán que no resulta curiosa la semejanza. Los españolitos ya "saben" que lideran el crecimiento y que son la envidia de todo Davos, del mundo y demás países extranjeros. Los catalanes, por cierto, no: tienen que esperar a la independencia y, de momento, todo lo que les va mal es por culpa del gobierno de Madrid, pero esa es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario