lunes, 8 de diciembre de 2014

Malos vientos para la democracia

Política: Desconfianza hacia los políticos en general, agudizada por la mala gestión del presidente; Mucha gente se siente sin posibilidad alguna de influir en la política y por eso no votan (o votan y sienten lo mismo); Pesimismo sobre la marcha del país; Dudas sobre la viabilidad de un Estado democrático.
Sociedad: Ricos cada vez más ricos; Hundimiento de las clases medias; Dificultad para entender el contexto en el que se mueve el país.
Preguntas: ¿Las Españas ? No exactamente. ¿Cataluña? De ninguna manera. Tampoco de México.
Respuesta: ¡Los Estados Unidos! Que no tiene ni a Podemos ni a la independencia para reparar sus percepciones y reconducirlas hacia el optimismo suponiendo que la Arcadia feliz está a la vuelta de la esquina. En el caso USA agravado, desde el punto de vista del ciudadano (no de la industria armamentística), por las guerras en las que está involucrado (ataúdes que regresan) y por las abundantes bases militares en todo el mundo.
Propuestas: En el artículo que cito se dan opciones para que las cosas cambien en los Estados Unidos. Muchas aplicables a las Españas sin necesidad de engaños sino, precisamente, evitándolos. 
Pronóstico: Nada cambiará. No piensan cambiar. Todo igual. Pero eso es casi seguro que hará que las cosas cambien de manera dramática (para bien o para mal, eso ya no lo sé).

No hay comentarios:

Publicar un comentario