domingo, 7 de diciembre de 2014

La otra corrupción

Ya me he referido aquí a la corrupción "dinosaurio" (la de las grandes empresas) y la corrupción "mosquito" (la de las coimas, "untes" y jeitinhos de funcionarios menores). Ahora la OCDE publica un informe sobre la corrupción menos mediática y cuantitativamente más importante, en mi opinión: las internacional, la que se produce entre un corruptor de un país y un funcionario o empleado de empresa pública de otro país. No es, necesariamente, "corrupción Norte-Sur" en el sentido convencional de dichas palabras. Puede ser corrupción de multinacional de país emergente o incluso periférico y funcionario de país central.
No me impresiona este gráfico (el informe dice que sus datos son la punta del iceberg):
Los optimistas verán que algo se está haciendo cuando en los dos últimos años el número de pleitos concluidos ha bajado. Los pesimistas verán que, después de esa bajada, todavía estamos muy lejos de los niveles de antes de la llamada "crisis". Los cínicos dirán que si lo de la punta del iceberg es cierto (y lo es), no sabemos si esa disminución es real o es puro efecto del conocimiento que se tiene de casos concretos. ¿Los casos son más complejos? ¿Los corruptores -y los corrompidos- han aprendido nuevos trucos? ¿La policía, la fiscalía y los jueces tienen ahora menos capacidad de acción? Ni idea, pero temo que sean las tres cosas a la vez.
Lo que me impresiona, en esa misma línea, es este otro gráfico:
Lo que muestra el gráfico es que, con el paso del tiempo, se tarda más y más entre el inicio del proceso y su conclusión. Vuelvo a mis tres preguntas de antes: ¿Complejidad, curva de aprendizaje, falta de medios? 
(Nota: la corrupción no es un fenómeno exclusivo del capitalismo ni de esta particular etapa que está atravesando, pero sí recibe de uno y otra su particular coloración coyuntural).


No hay comentarios:

Publicar un comentario