viernes, 5 de diciembre de 2014

Globalización y corrupción

Política Exterior hace un curioso ejercicio: compara el índice de presencia global que fabrica el Instituto Elcano con el de percepción de la corrupción que publica Transparencia Internacional. Nunca se insistirá suficientemente en lo problemáticos que son estos índices ni, sobre todo, en que el de TI es de percepción, no de nivel de la corrupción y que se basa en encuestas, guste o no, a potenciales corruptores (empresarios) o a sufridos sufridores (pueblo llano) con resultados no necesariamente convergentes (el corruptor se dedica a la "corrupción dinosaurio" -armas, equipamientos, infraestructuras- mientras que el sufridor lo es de la "corrupción mosquito" -mordidas a policías y funcionarios en la vida cotidiana básicamente-).
De todas formas, la simple comparación de los respectivos mapas llama la atención: los países con mayor presencia global son también -con la excepción de la China y Rusia- los que menor percepción de la corrupción presentan. Aceptémoslo como un hecho (con las salvedades indicadas en el párrafo anterior). Y ahí vienen las preguntas:
1. ¿Es que la tal presencia evita la percepción?
2. ¿Es que la percepción mejora la presencia?
Ahora olvidemos lo dicho en el primer párrafo:
1. ¿Es que mandar en el mundo no deja ver que los que mandan suelen ser los mayores corruptores, aunque tal vez su "corrupción mosquito" sea menor?
2. ¿Es que evitar la corrupción es una forma de mejorar la posición del país en el "orden de picoteo" -pecking orden- mundial o, si se prefiere, en su jerarquía?
3. ¿Es que mandar -es decir, imponer las reglas del juego que más les favorecen- hace innecesaria la corrupcíón ya que su Estado del Bienestar proporciona lo que, en otros casos, proporcionan las mordidas?
Se puede argumentar con estos datos sabiendo que son problemáticos o se puede argumentar aduciendo ejemplos de una cosa u otra. Esto último es todavía más problemático que lo de los datos. Eso sí: si los datos son buenos para unos países y de muy dudosa calidad en otro ¿de qué estamos hablando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario