domingo, 12 de octubre de 2014

Opinión y realidad

Una última entrada del Pew Research Center permite ver la diferencia entre lo que la gente opina (en encuestas o no, tanto da) y lo que realmente sucede. Vayan los tres ejemplos
La primera se refiere a la pregunta sobre qué futuro para los niños de hoy, cómo será su futuro en el terreno financiero si se compara con el presente de sus padres:
Little Optimism for the Next Generation in Advanced Economies
El pesimismo de las "economías avanzadas" es notable. ¿Significa que su futuro va a ser peor? Tal vez (yo también lo creo), pero puede significar que se está proyectando sobre el futuro la experiencia actual: la del deterioro producido por la "crisis" que afecta a los países centrales más que a los emergentes e incluso más que al conjunto de las "economías en desarrollo". El futuro nadie lo conoce. Pero el presente, comparado con el pasado, sí. Y es fácil extrapolar.
La segunda trata de cómo ve, el conjunto de encuestados "mundiales", lo que es más eficaz para mejorar la propia situación.
Education Important for Getting Ahead
La educación como medio de "salir adelante" aparece como el mito más difundido. No encaja con datos sobre comportamiento, sí con el mito. En cambio, la importancia de pertenecer a una familia rica recibe relativamente pocas respuestas... en contradicción con una de las conclusiones del publicitado libro de Piketty. "Ser varón" supongo que habrá sido recibido con poco entusiasmo desde las filas del feminismo. Y lo de la corrupción... Algunos detalles como este a propósito de cómo un miembro de la élite utilizó una tarjeta "opaca" pocos días antes de ser destituido de una institución financiera en apuros y que precisaba rescate, muestran hasta qué punto la codicia sin límites es un factor de desigualdad. El que lleva a cabo tan mezquino proceder es posible que dispusiese de una jugosa jubilación de ministro, de presidente de organismo internacional y estaba a punto de percibir la de director de la institución financiera de la que habría cobrado un sueldo nada desdeñable, amén de la más que probable herencia, siendo de familia bien situada. 
Finalmente, si la desigualdad es un problema importante en el país:
Inequality Seen as Major Challenge
El orden que se puede establecer entre todos estos países me da que no acaba de coincidir con el que proporciona, por ejemplo, el Libro de Datos de la CIA, sobre la desigualdad de renta medida por el coeficiente de Gini. Y me extraña que Israel y los "Territorios palestinos" reciban, prácticamente, el mismo porcentaje. Y es que no están diciendo si el nivel de desigualdad es alto o bajo sino si el nivel (sea alto o bajo) es un problema para el país. En muchos casos no lo es porque se ha reducido aunque sea muy alto comparativamente hablando. En otros, porque va acompañado por una fuerte ideología de igualdad (por ejemplo, el "Amercian dream") que poco tiene que ver con la realidad. Si ha aumentado o hay una ideología domiante del tipo igualitarista, las respuestas, sea cual sea el valor de su Gini y el puesto que ocupe en el ránking, serán otras: lo verán como problema. El cuadro da para más, pero es domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario