jueves, 16 de octubre de 2014

Kobane y Turquía

Dos artículos complementarios sobre la situación de Kobane, que vendría a ser la capital del Kurdistán, caso de existir. Uno, para francófonos, y el otro, para anglófonos (Comentario del 15 de octubre). 
El primero es una buena descripción de la ambivalencia del gobierno turco ante los avances del Estado Islámico en Kobane, las presiones estadounidenses para que participe en su enfrentamiento y sus propios problemas con los kurdos.
El segundo, de Wallerstein, utiliza un argumento que recuerda el Mil novecientos ochenta y cuatro de Orwell, a saber, la situación tan inestable que se produce cuando son tres los enfrentados. Inestable porque (como en el mundo orwelliano) son frecuentes los intentos de trasformarlo en un enfrentamiento entre dos mediante la alianza de dos de los elementos contra el tercero, pero en la que los dos aliados temen que en cualquier momento su respectivo compañero de coalición haga lo mismo con el tercero en discordia, se alíe con él y vaya contra el actual socio (Hay un viejo libro, traducido al castellano en 1974, de Th. Caplow, Dos contra uno: teoría de las coaliciones en las tríadas, que plantea el asunto en términos generales).
No es la única tríada en la zona, comenta Wallerstein: gobierno de Siria, EI y oposición moderada a Bashar al-Assad también opuestos al EI. De ahí los problemas del gobierno de Obama, opuesto a al-Assad y al EI, para lo cual ha tenido que apoyar a la oposición como, en su momento, apoyó al EI (Al Qaeda) como forma de ir contra el gobierno sirio. Pero el problema de Turquía es parecido: opuesto al gobierno sirio, contrario al EI y contrario a los kurdos (sobre todo a los kurdos turcos, pero, por extensión, a los kurdos sirios, opuestos al gobierno de Siria). A diferencia del gobierno de Obama, el de Erdogan piensa que ir contra el EI es dar fuerza a los kurdos y al gobierno de Assad. 
No lo tienen fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario