lunes, 27 de octubre de 2014

Historias sobre deflación

Uno de los grandes problemas que afronta la economía mundial es la economía de la eurozona en general y su riesgo de deflación en particular. The Economist lo explica de modo que hasta yo puedo entenderlo. Este artículo en el Washington Post se queda en ver qué factores llevan a la deflación en la zona euro. En ambos casos, perspectivas poco halagüeñas para los que van uncidos a tal carro y alardean, como el gobierno español, de su buen funcionamiento económico. 
Comprensible esto último. Sea o no sea verdad (y hay motivos para pensar que no es verdad), el país está en campaña electoral para las municipales y el partido en el gobierno necesita ardientemente un tema para hacer olvidar el goteo interminable de escándalos (reales o ficticios, tanto da) con que va perdiendo votos que, a lo que parece, van a la abstención. Para las siguientes elecciones generales, si no se ha producido la recuperación de la que alardean (hasta decir que es más importante que los escándalos -y, si fuera cierta, tal vez fuera tan importante por lo menos-), sus perspectivas electorales se convierten en problemáticas. Por supuesto, estarían lejos de la mayoría absoluta actual y hay motivos para pensar que ni siquiera mayoría simple: habría más "simples" acompañandoles, a saber, los socialistas y Podemos. Un Parlamento muy inestable, que es lo menos deseable en las condiciones europeas a las que hacen referencia los dos artículos que cito al principio. ¿Podría alguno de ellos hacer coalición con alguno de los dos restantes? No lo veo.
Lo que me gustaría saber es hasta qué punto la posición alemana -personalizada en Merkel, pero es obvio que no es de ella solamente- es efecto de un caso más de "groupthink". Sostenella y no enmendalla, contra viento y marea. Tal vez. Pero los efectos son constatables. Las decisiones, sean equivocadas o no, tienen consecuencias reales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario