martes, 14 de octubre de 2014

Ébola y otros fallos del sistema

Hay fallos del sistema que son sospechosos. El primero que se me ocurre es aquel "el sistema se cayó" que, en 1988, produjo la derrota de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en su candidatura a la presidencia de México y dió el triunfo a Salinas. Sistema electoral, por supuesto, pero palabra a la que algunos malintencionados dieron otro significado.
Para algunos inquisitivos, el fallo del sistema (informático) en las elecciones bolivianas del domingo podrían ser del mismo tipo. Visto lo que primero dijo su Tribunal Supremo Electoral y lo que ha dicho esta mañana europea, no parece que se puedan aplicar las sospechas suscitadas por el entorno del PRD mexicano de hace años. Haber dado resultados contrarios al gobierno del MAS al principio y, ahora, reducir su margen de victoria a un 53 por ciento (victoria sin duda, pero ya no del 60 como se decía al principio desde el Palacio Quemado basados en encuestas a pie de urna). El triunfo de Evo Morales no lo discute Doria Medina,  el segundo mejor situado en la contienda.
Hay otros fallos del sistema más dramáticos y menos sospechosos. Los dos tienen que ver con los primeros casos de contagio de ébola fuera de África, asunto para el que, según parece, no se estaba preparado ya que se suponía que era un asunto "distinto y distante" de los países centrales.
Está, en primer lugar, el caso de los Estados Unidos, segundo país, después de España, en el que tal cosa se ha producido. El principal sindicato de asistentes sanitarios (ATS o enfermeros, que no se distingue a lo que veo) habla de fallo del sistema al afirmar que los hospitales privatizados no han proporcionado ni entrenamiento ni equipo adecuado para afrontar a la epidemia. Los hospitales privatizados o privados no son una organización humanitaria o "charity" generosa sino una empresa que busca el beneficio y puede hacer costar al infectado sus buenos 500.000$USA. En todo caso, 1.000$ la hora., Como es sabido, el beneficio se obtiene también vía trabajadores (precarios, mal formados, a tiempo parcial y mal pagados como eran los vigilantes en los aeropuertos en tiempos del 11-S, otro fallo del sistema, después corregido, aunque no sé si para mejorar los controles ahora de posibles infectados). O vía equipamiento (los trajes protectores, las medidas higiénicas, los medios de desinfección etc.).
El caso español, además de pertenecer al grupo de los que creyeron que eso era para África y que los que iban a morir en cosa de días -los dos misioneros- no iban a suponer mayor problema, más allá del despliegue de "marca España", era un caso en el que algunos hospitales se estaban privatizando en su gestión (de nuevo, la lógica del beneficio) o que sufrían los recortes del austericidio/reformas (táchese lo que no proceda). Pero, por lo menos, los pacientes enfermos o en cuarentena no tienen que pagar, que yo sepa, las facturas de alguno de los  infectados estadounidenses.
Los dos primeros casos, los electorales, tuvieron una excusa muy clara: la informática, que tiene fallos y no siempre se puede "apagar y encender" ("reset") el sistema si es que falla. En los dos segundos casos, los sanitarios, la excusa inmediata es muy parecida: la culpa la tienen los infectados, llegando a las cotas inalcanzables del consejero de Sanidad madrileño.
Las elecciones pasan, la histeria sanitaria permanece y muestra, mejor que en aquellas, dónde están los fallos de un sistema. Cada cual con los propios. En el español, incompetencia e improvisación.
El caso africano puede ser peor, a lo que dice la OMS: "State failure", el Estado se viene abajo. Eso no es exactamente "fallo del sistema": es mucho peor. O igual es lo mismo, aunque en grado diferente.
(Añadido el 16: el segundo caso de contagio en los Estados Unidos hace pensar, allí, que, al margen de los fallos humanos, hay un problema con los hospitales privados (for profit, que buscan el beneficio. El sistema español es en mayoría público, pero en franco proceso de privatización. Encima, allí también hay un proceso de privatizaciones, por ideología y para hacer caja, como en las Españas, Cataluña incluida.
Sobre el caso español y sus "fallos del sistema", un buen texto aquí a partir de la incumplida normativa sobre higiene y seguridad en el trabajo y las alternativas que hubo para repatriar a los misioneros contagiados)

No hay comentarios:

Publicar un comentario