miércoles, 29 de octubre de 2014

"Desamigar" en Israel

El periódico israelí Ha'aretz informa de una investigación llevada a cabo en la Hebrew University sobre qué sucedió en Facebook a propósito de la Operación Margen Protector. El estudio se llevó a cabo una semana después de que "la guerra terminase" analizó 1.013 declaraciones de "desamistad" entre usuarios judío-israelíes de Facebook.
Dos observaciones previas: primera, que "desamigar" consiste en darle a la tecla mediante la cual se declara que alguien deja de ser "amigo" en Facebook. Segundo, que el periódico hace notar que no se trata de israelíes sin más sino de judíos israelíes (hay palestinos israelíes, como a veces se olvida).
Los investigadores no pretenden que su estudio sea representativo de la sociedad israelí por una razón adicional: los usuarios de facebook son más jóvenes que la media y tienden a ser menos religiosos que la media de su país.
Primero, la muestra: un 20 por ciento se declaraba de izquierdas, 20 de centro y 60 por ciento de derechas.
Segundo, un 20 por ciento de la muestra borró como "amigo" a alguien por las ideas expresadas sobre la Operación. Pero estos "desamigadores" lo eran, sobre todo, respecto a personas con las que tenian relación solo por internet y no conocían personalmente (este punto es importante para valorar qué es ese tipo de comunicación). Además, los situados en los extremos del espectro ideológico (fuese derecha o izquierda) tendían más a "desamigar" que los autoubicados en el "centro".
La relación a través de internet no es una relación personal. Lo que sí puede serlo es la escalada inamistosa entre el gobierno de Israel y el de los Estados Unidos.
Por su parte, el gobierno español viene diciendo (con escaso eco en la prensa española) que rechaza la política de nuevos asentamientos (ilegales como casi todos) en Jerusalén Este. La agencia palestina Ma'an no sé si se refiere a una nota anterior o a una de hoy, pero recurrir a la prensa española es casi inútil. Y no te digo a la que tiene accionariado judío.
Las tres "desamigaciones" (en el primer caso, solo la de algunos, tal vez de izquierdas) parecen tener un elemento en común: la pretensión de que "defender el Estado de Israel" significa expandirlo indefinidamente, cosa más importante que un supuesto "proceso de paz". No me extraña que también los palestinos que viven en el actual Estado de Israel estén preocupados por su futuro.
(Añadido el 30: Un detalle que me intriga. Este artículo publicado hoy en El País y que encuentro en la edición en papel que llega a la periferia de la periferia de Madrid es crítico con el modo con que el gobierno de Israel está acelerando los asentamientos en Palestina, dificultando la resolución del problema de Jerusalén y poniendo trabas de difícil superación para cualquier "proceso de paz". Sin embargo, en papel no aparece este otro artículo que, obviamente, sí que aparece en la edición digital. Titulares:

El intento de asesinato de un judío ultranacionalista eleva la tensión

La Policía israelí mata a un palestino sospechoso del ataque a tiros a un judío en Jerusalén

Este segundo mantiene el lenguaje "correcto": hay un "intento de asesinato" por parte palestina mientras que la "policía israelí mata a un palestino sospechoso de...". Pero, ¿no les cabía este artículo en la edición impresa?  Un intento de asesinato ¿eleva la tensión? La muerte (que no asesinato) de un palestino ¿no la eleva?. Me intriga, como digo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario