viernes, 19 de septiembre de 2014

Urgente o importante

Así es la política: tienen que ir apagando los fuegos que se presentan. Estos días, el referéndum en Escocia y sus coletazos en Cataluña se llevan primeras páginas y, seguro, reunión tras reunión al más alto nivel. Comprensible. Es urgente.
El problema se presenta cuando estas cuestiones urgentes (de importancia, qué duda cabe) sobre la supervivencia de Estados tal y como los conocemos nos impide percatarnos de que hay cuestiones importantes sobre la supervivencia de la especie tal y como la conocemos. Hay convocadas manifestaciones en muchas partes del mundo. Razones no faltan y señales ominosas tampoco: nieve negra, burbujas de metano, agujeros siberianos, incendios extraordinarios... Claro, el cambio climático y la invasión de la geoingeniería (que podría ser peor el remedio que la enfermedad). Para algunos, no solo son cuestiones importantes sino sumamente urgentes, más que esos asuntos que tanto preocupan a los políticos del mundo, incluidos los más "progres"entre los "progres". Pero no. Las abundantes y populares películas en los Estados Unidos sobre el "fin de los tiempos" (rapture) y segunda venida de Cristo son un síntoma más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario