lunes, 29 de septiembre de 2014

Droga antiterrorista

No hace mucho, Juan Carlos Monedero, uno de los líderes del nuevo partido Podemos, dijo en una charla que determinadas drogas habían sido introducidas consciente y voluntariamente en el País Vasco precisamente para reducir el ímpetu revolucionario de sus jóvenes. No era la primera vez que yo escuchaba tal teoría (la del uso de la droga, por parte de los poderes fácticos -policía, CIA, gobiernos en general- para "distraer" a los jóvenes y conseguir que no se dedicasen a lo que "no debían"). La escuché, a principios de los 90, en Inglaterra y de labios de un colega español que vivía y trabajaba allí. Como es sabido, afirmar no es probar. Ni siquiera si son varios los que lo afirman.
Ahora encuentro la misma discusión respecto al uso de las drogas, por parte de la CIA, en el contexto de lo que fue la Contra nicaragüense y el declive de la expresión política del descontento de los negros en los Estados Unidos. Aquí se narra una parte importante: la del fin que tuvo el periodista que escribió un libro sobre el asunto (con sus limitaciones, como todo libro, incluido Das Kapital), fin (suicidio) provocado (no producido) por la CIA.
No tengo datos ni a favor ni en contra de ambas proposiciones que se reducen a una: el papel de la droga, a manos de los servicios secretos o policiales,  en la emasculación de los movimientos alternativos. O, si se prefiere, el papel de la droga como agente "pacificador", tranquilizador y distractor. Pero el paralelismo me da que pensar. ¿Supusieron los de aquí que lo que contaba este libro de Gary Webb se podía aplicar, sin datos, a la situación vasca?
dark_alliance_540
¿Tenían datos? Pero, ampliando, ¿el libro de Webb lo probaba sin fisuras? No se preocupe, ya hay una película ("Kill the  Messenger", matar al mensajero) que seguro que le da una respuesta definitiva. Una imagen vale más que cien palabras. Es decir, se puede engañar mejor con las imágenes (incluidas las metáforas) que con las palabras desnudas. Con Ionesco: 

Les paroles seules comptent. Le reste est bavardage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario