jueves, 17 de julio de 2014

Sudán del Sur: primum vivere

Se trata de la nación más joven del mundo. Consiguió la independencia frente a Sudán en 2011. "El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo", se decía en Cien años de soledad. 
Sin embargo, no es literatura lo que falta sino ayuda para una situación extrema. Naciones Unidas busca esa ayuda y habla de un millón de desplazados y de 50.000 niños que corren el riesgo inmediato de morir de hambre. Once millones de habitantes, 45% de los cuales son menores de 14 años, según el Factbook de la CIA, que añade la cifra de 300.00 refugiados en países vecinos.
Enfrentamientos entre grupos muy heterogéneos (Naciones Unidas nombra a seis), algunos de los cuales (todos, según NN.UU:) reclutan niños para sus actividades, están en la base de esa situación extrema. 
¿Están esos millares de personas mejor ahora que antes? En caso de respuesta negativa, independencia ¿para qué? No será por cuestiones identitarias: los dinka son un 35,8%, los nuer  un 15,6% y el resto lo componen varios grupos diferenciados (hasta 12)
Falta un dato: petróleo. Siguiendo con el Factbook, 98% de los ingresos del nuevo Estado provenían de la producción y exportación de ese medio millón de barriles que extraía al día (advertencia: situación altamente "corruptógena" -el país ocupa el puesto 35 en desigualdad y los Estados Unidos el 41-) y la suspendió en 2012 con los efectos devastadores que pueden imaginarse y ahora constatar. No sé si esos recursos los controla un determinado grupo "étnico" y los restantes (es decir, sus élites) quieren acceso al reparto o es una cuestión puramente social y nada "étnica". Pero el caso es que los que están muriendo o malviven desplazados o refugiados son "efectos", no "causas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario