jueves, 3 de julio de 2014

Inmunidad para los jefes

Los líderes africanos, reunidos en Guinea Ecuatorial (asistió Mariano Rajoy) han votado auto-concederse inmunidad para crímenes de guerra, genocidios y crímenes contra la humanidad. Con efectos retroactivos, claro. Hayan hecho lo que hayan hecho, resultarán responsables, como en tiempos de la España franquista, "ante Dios y ante la Historia". Si se prefiere la versión castrista, "la Historia les juzgará".  Pero no un juzgado.
Admirable que, en Francia, un ex-presidente haya tenido que responder ante el juez por delitos (menores que los que ahora están "au dessus de la mêlée") presuntamente cometidos "antes" de ser presidente (financiación ilegal de la campaña -Gadafi y Bettencourt incluídos-). No tan admirable el aforamiento del abdicado rey de España para todo tipo de delito que pueda haber cometido incluyendo posibles demandas de paternidad. No es inmunidad: tendría que ser juzgado por tribunales superiores. Pero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario