lunes, 9 de junio de 2014

Experimentos con niños

Los niños que nacían de madres solteras no eran bautizados y, por tanto, no eran admitidos en cementerios católicos en la católica Irlanda. No me impresiona. Si esa es la causa por la que fueron enterrados en fosas sépticas centenares de niños (casi 800) en Tuam, el asunto me impresiona algo más. Lo que sí me deja sin habla es que se reconozca que en los años 30 del siglo pasado unos 2.000 niños fueron tratados como conejillos de indias para probar vacunas y medicinas que multinacionales farmacéuticas querían probar antes de lanzar al mercado. Detalles, aquí.
No es el primer caso en el que, normalmente sin consentimiento -y ¿qué iban a consentir aquellos niños?-, se sometía a categorías "inferiores" a tales pruebas. En los Estados Unidos, fue a propósito de la radiación nuclear y la prueba se hizo en Nuevo México sin que los afectados tuviesen conocimiento de estar siendo objeto de un experimento. No solo niños.
En ambos casos, se hizo por el bien de la Humanidad y de la Ciencia. Como el doctor Mengele, con prisioneros de los campos de concentración. Como para ir presumiendo por ahí de la "civilización occidental" que, como decía Gandhi, habría sido una excelente idea. No el presumir, sino su existencia como "civilización".

No hay comentarios:

Publicar un comentario