martes, 24 de junio de 2014

CEOs, la "roja" y el mercado

Hubo en las Españas una cierta indignación por la prima que tenían prometida los jugadores del equipo "nacional" si ganaban el campeonato mundial: 720.000 euros cada uno. El que vuelvan cabizbajos no es lo que me interesa, sino el argumento que un amigo me dio para justificar tal cifra: el mercado. Cierto, decía, que es una cantidad abultada, pero no se paga con dinero público sino que es la FIFA (entidad benéfica donde las haya, añado) y es el mercado el que hace que unos reciban más que otros o que, en este lance, reciban de una tacada lo que otros no conseguirán en su vida. Así es el mercado: oferta, demanda, precio.
Encuentro, y en Forbes, la referencia a un estudio sobre los salarios de los altos ejecutivos de las grandes empresas. También en ese asunto el argumento del mercado es audible: cobran mucho y en muy alto porcentaje respecto a sus trabajadores porque el mercado es así ya que paga más al trabajo más difícil y complicado y con mayor responsabilidad. No parece que sea así exactamente. El "mercado" salarial es de lo más alejado al mítico mercado de competencia imperfecta y, probablemente y, por lo menos, en muchos casos, va más allá del mercado intervenido: el poder social cuenta más que el juego de ofertantes y demandantes, con información y libertad para decidir. No economía: es sociedad. Poder más que mercado. Se trata de monopolios o, en la mejor de las hipótesis, de oligopolios.
Sin embargo, el estudio al que hace referencia Forbes va por otros senderos. Por lo visto, hay una tendencia general a que las empresas con altos ejecutivos hiper-pagados sean también las que en los siguientes tres años tengan peores resultados. A más salarios, peores resultados futuros, se podría decir. No es exactamente la "lógica del mercado", pero no deja de ser curioso el hallazgo.
Hay varias interpretaciones al hecho, pero la más prometedora es la siguiente: los altos ejecutivos hiper-pagados se quedan tan satisfechos por tal cosa que reducen su actitud crítica hacia las propias decisiones. Algo así como que al ser hiper-pagados se creen ya con derecho a tal dinero con independencia de cómo lo hagan en sus empresas. No es cuestión de la "crisis" ya que otras empresas van bien: es cuestión de los altos ejecutivos.
No sé por qué, pero encuentro alguna que otra analogía entre estos ejecutivos y los jugadores de la "roja", razón por la que cabría preguntase qué cobran o han cobrado los altos ejecutivos del equipo "español".  O los de la FIFA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario