domingo, 13 de abril de 2014

Se llama Dios

Se llama God, para ser exactos. No es el único en el mundo. Tengo un colega en Galicia que también se llama Dios (no God, sino Dios) y no le pasa nada. Pero a este que se llama God, todo le son problemas... en los Estados Unidos.
Con razón un viejo amigo al que siempre llamé Jesús, cuando tuvo que trabajar entrevistándose con gente muy diversa en los Estados Unidos dejó lo de Jesús y recurrió a su segundo nombre, Javier. Efectivamente, contestar con un "Jesús" cuando le preguntaban por su nombre podía ser fuente de problemas.
No es el caso de nombres curiosos: el cardenal filipino que se llama(ba) Sin, es decir, pecado. O el cirujano apellidado Carnicero. O cosas por el estilo. No. Se trata de rechazo cultural a determinados nombres precisamente por exceso de beatería.

1 comentario:

  1. Fascinante y hasta cierto punto, previsible. EEUU es más religioso que Pakistán

    Un saludo

    ResponderEliminar